EL QUINTO REINO

¿Quieres que tu hijo el día de mañana se sienta tan seguro como cuando está entre tus brazos? ¿Y que cuando sea adulto se sienta feliz y ría a carcajada limpia? ¿Te gustaría que tu hijo se sintiera confiado para superar cualquier reto que se proponga en la vida? Una de las mejores estrategias para lograrlo es ayudándolo a conectar la parte del cerebro racional con la parte del mismo más emocional.

Desde esta perspectiva, educar es ayudar a nuestros hijos a crear conexiones valiosas en su cerebro para que puedan enfrentarse a las situaciones que les vaya deparando la vida. Por lo tanto, conocer cómo funciona el cerebro del niño nos ofrece una mayor capacidad de reacción y confianza para saber qué debemos hacer a la hora de educar a nuestros hijos.

¿Cómo está afectando el uso prematuro de las nuevas tecnologías en el cerebro de nuestros hijos? ¿Estamos educando a niños faltos de empatía que pasan más tiempo mirando una pantalla que a los ojos de otros seres humanos? ¿Caminamos hacia una sociedad gobernada por máquinas donde en diez años el 65% de los trabajos podrán llevarlos a cabo robots? Hablo del quinto reino…

El viernes pasado mi amigo Carlos me ofrecía un plan de tarde muy interesante. Nos fuimos a escuchar a Gustavo de Teresa, médico y defensor de la pedagogía Waldorf, siendo la pedagogía -dice él- el pilar fundamental sobre el que puede construirse un verdadero proceso de transformación social.

LO IDEAL…

  1. Los niños desarrollen una saludable corporalidad.
  2. A través de experiencia primarias genuinas.
  3. Atendiendo a sus sentidos (facultades perceptivas a través de las cuales, y sin valernos de nuestro intelecto, recibimos información inmediata de un determinado ámbito de nuestra existencia y entorno vital) del tacto y del movimiento (cómo me relaciono con el mundo), y a su sentido vital y del equilibrio (cómo estoy percibiendo el mundo), los cuatro sentidos corporales relacionados con la voluntad, dentro del primer septenio (de 0 a 7 años).

Un niño que mira 4 ó 5 horas diarias de televisión, al cumplir los 15 años habrá visto 16 mil horas de televisión, es decir pasó 2 años completos de su vida frente al televisor. ¿Enseñar a los niños el mundo desde una pantalla es estar violando miles de años de evolución?

A continuación menciono algunos de los signos que Gonzalo de Teresa expuso en su conferencia, sobre la realidad que está aconteciendo con nuestros niños:

PENSARsentirVOLUNTAD

¿Te suenan? Con esto no se pretende que te castigues, el objetivo es que podamos estar alertas y tomar medidas para que no se generen o consoliden patologías. ¿Sabías que 10 de cada 100 niños toman medicación neuropsiquiatrica?

Mientras estaba allí sentada, fantaseando con la idea de retirar todas las teles de mi casa, recordé un vídeo que había visto hace unas semanas. El neuropsicólogo, experto en desarrollo y cuidado cerebral, Álvaro Bilbao, en menos de veinte minutos habla de los mitos y realidades de “Las nuevas tecnologías en el desarrollo cerebral de nuestros hijos” (al final de esta entrada puedes ver dicho vídeo)

MITOS…

  1. Los niños deben de familiarizarse pronto con la tecnología. La tecnología de hoy en día es tan intuitiva que no hace falta ningún tipo de entrenamiento, basta con que sepas deslizar el dedo sobre la pantalla.
  2. La tecnología nos ayuda a desarrollar la inteligencia. No se ha demostrado ningún tipo de beneficio. Un ipad es 200 mil veces menos complejo que un persona. Lo mejor es ponerlo delante de otra persona. Piensa en los años que hace que tienes tu smartphone, ¿acaso eres más inteligente? Y reflexiona por un momento, ¿te has vuelto más impaciente? ¿Te cuesta estar en una cena, esperando en una cola, sin consultar el móvil?
  3. Los niños que juegan con nuevas tecnologías tienen la atención más rápida. La realidad es que el cerebro evolutivamente está preparado para identificar estímulos novedosos o que se mueven rápido.

2009-02-14-C2-285037.jpg_gde

REALIDADES…

  1. El cerebro de nuestros hijos necesitan aprender a focalizar su energía, a dirigir su atención. ¿Cuántas veces has utilizado el móvil o la tablet para entretener a tu hijo mientras come? Así, les enseñamos a estar atento a varias cosas a la vez. ¿Eres uno de esos padres que paga por aprender técnicas de meditación, mindfulness para tener una atención más plena, prolongada y calmada, mientras te empeñas en que tu hijo tenga una mente más corta, limitada y disgregada?
  2. El cerebro de nuestros hijos necesita que le enseñemos a saborear la vida… no a consumirla. El niño que tiene su cerebro copado de un montón de cosas estimulantes, rápidas, emocionantes, intensas, no puede prestar atención a cosas menos estimulantes y menos intensas: perderá la capacidad disfrutar con la lectura, estudiar, jugar con un amigo en el parque… ¿Entonces, con qué otras cosas intensas pueden llenar nuestros hijos su cerebro? Con drogas, con el juego, pornografía… estímulos rápidos, intensos a los que vienen estando acostumbrados. ¿Te parece exagerado?
  3. El cerebro necesita autocontrol. Cuando una persona desarrolla esta capacidad, puede tolerar mejor la frustración, relacionarse más adecuadamente con su entorno y conseguir aquello que quiere. A su vez, el desarrollo de esta capacidad, ayuda a prevenir el déficit de atención, es el mayor predictor del éxito académico y social.

¿Por qué los grandes de las nuevas tecnologías han cuidado de que sus hijos tuvieran unos límites claros sobre las mismas?

-Bill Gates: “Mis hijos tendrán algún día un ordenador, pero antes aprenderán muchos otros juegos” 45 minutos de lunes a viernes y 60 minutos los fines de semana.

-Steve Jobs: “Mi esposa y yo limitamos cuánta tecnología utilizan nuestros hijos”

Puede que estés pensando que tu hijo de dos años y medio es un niño muy listo porque maneja la tablet mejor que tú, es capaz de meter los cds en el DVD y, además, coge tu móvil y abre la aplicación del Pou como si tal cosa. ¡No lo dudo!  Lo que está claro es que está potenciando unas cualidades en detrimento de otras. Sencillamente, no se puede servir a dos amos al mismo tiempo. Cognitivizar a nuestros hijos de forma prematura es no respetar las etapas evolutivas del niño.

Captura

Cuando llegué a casa me senté a cenar con mi pareja:  -Cariño, te propongo retirar las teles (dos, una en la cocina y otra en el salón) durante una semana, a ver qué pasa… -¿Por qué? Me mira con cara de “cada vez que vas a una charla vienes con una historia nueva…”

¿Enseñar el mundo a través de una pantalla estará mermando en los niños su voluntad para transformar el mundo? ¿o estamos sacando las cosas de contexto? Dicen que ante la gravedad de la época, coraje para la acción… ¡Hasta el próximo lunes!

Anuncios

2 comentarios en “EL QUINTO REINO

  1. Pingback: RAICES Y ALAS | biblioterapeuta

  2. Pingback: EDUCAR EN EL ASOMBRO | biblioterapeuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s