FLEXIVEGETARIANOS: CINCO MANTRAS PARA VEGETARIANIZAR TU DIETA

Después del tute de comida que nos hemos pegado estas navidades, quizás estés pensando en ponerte a dieta o hayas adquirido el compromiso de alimentarte de una forma más consciente. De cualquiera de las dos maneras, el libro que te recomiendo a continuación puede ayudarte. Para empezar, te diré que no tienes que angustiarte pensando que debes seguir una dieta estricta o que tienes que ser vegetariano para estar sano. Te libero de ese estrés.

El objetivo de esta entrada no es que adelgaces o mejores tus niveles de colesterol, el propósito va mucho más allá de todo eso; se trata de que puedas disfrutar de una vida más plena adquiriendo hábitos saludables y duraderos que produzcan un cambio extraordinario en tu bienestar. ¿Preparad@?

Es fácil que tengas digestiones difíciles si comes sin hambre o haces una mala combinación de alimentos, que tengas adicción a determinados alimentos como el pan o el azúcar, y que tengas hábitos dañinos como cenar tarde o comer en exceso. Si eliges bien lo que ingieres y lo haces en su justa cantidad, te sentirás ligero, activo y contento.

Como sabrás, el estado natural del cuerpo es la salud pero como las consecuencias de una alimentación poco saludable no son inmediatas, salvo en casos muy evidentes, no prestamos suficiente atención a lo que consumimos ni hacemos esa conexión de causa-efecto, entre lo que comemos y nuestra salud.

descargaLo que pretende Ana Moreno con Flexivegetarianos es contribuir a que encuentres el equilibrio entre poder disfrutar de la comida a la vez que obtienes suficiente información para poder elegir correctamente. Un flexivegetariano de verdad no es una persona que se alimenta “normal” pero que incluye platos de verdura en su dieta. El flexivegetariano es aquella que lleva una alimentación basada en vegetales frescos, vibrantes y coloridos, y que ocasionalmente, consume alimentos de origen animal. ¿Quieres saber cómo empezar a convertirte en un flexivegetariano?

CINCO MANTRAS PARA VEGETERIANIZAR TU DIETA

  1. Mejor lo que sacas que lo que añades. Mejorar tu dieta no es una cuestión de añadir alimentos nuevos. Cuando yo empecé a realizar cambios en mi alimentación no tenía ni idea de lo que era el chucrut o el tahini, ni utilizaba semillas o germinados. No te vuelvas loco con eso. Éste es el segundo paso. Primero, elimina de tu despensa lo que sobra. De nada sirve incluir en tu dieta alimentos sanos si sigues ingiriendo los que te dañan. Además, de esta manera, dejarás espacio para lo nuevo. ¿Que qué es lo que sobra? Veamos…

               -Cereales en forma de harina, incluido el trigo en cualquiera de sus formas. Todas las harinas son alimentos muertos y desvitalizados, especialmente las harinas refinadas.

                -Azúcar. Es un potente antinutriente que acidifica el organismo y disminuye el sistema inmune, haciéndolo vulnerable a cualquier patología.

            -Frituras. Las altas temperaturas de las frituras unidas a la reutilización de aceites vegetales, ya de por sí refinados, generan sustancias potencialmente cancerígenas.

            -Comida basura en general. Que no te engañen los productos para vegetarianos. Vegetariano no es sinónimo de sano.

Si comes algún alimento “veneno” que desequilibre tu cuerpo, no te dejes llevar y pienses que ya se ha estropeado el día. Si te vas a
comer una pizza, elige adicción-a-la-comida-basuraacompañarla con una buena ensalada de vegetales crudos y ¡disfrútala!. De todas maneras, si sigues la regla del 80-20% (puedes leer en qué consiste en el punto 5.) no tendrás ningún problema.

2. Ingestión no es igual a asimilación. O lo que decía el autor de Medicina natural al alcance de todos, Manuel Lezaeta “El hombre se alimenta de lo que digiere y no de lo que come”. Por ello, resalta los aspectos cualitativos de los alimentos que lo componen, como su vitalidad intrínseca, la sinergia entre sus nutrientes, su riqueza enzimática, su grado de acidez o alcalinidad, su índice glucémico o sus formas de preparación, antes que los aspectos cuantitativos como la cantidad de calorías que contiene un plato.

Una cosa importante ¡No debes pasar ningún tipo de hambre!, pero ¿sabes identificar el hambre?. Hambre y ganas de comer son dos cosas diferentes. La clave para diferenciarlo está en que cuando sientes hambre te comerías una manzana. Las ganas de comer pan o chocolate suelen tener más que ver con la ansiedad o la necesidad de llenar un vacío emocional.

  1. Combina bien los alimentos para ganar vitalidad. Que tus recetas y menús sigan las reglas básicas de compatibilidad alimentaria:

             -No mezcles hidratos de carbono con ácidos. Los ácidos disminuyen la secreción de ptialina (enzima encargada de digerir los almidones)

           -No mezclar proteínas con hidratos de carbono. Las proteínas son consumidas en un medio ácido mientras que los hidratos lo hacen en un entorno alcalino. Si los mezclas uno de los dos no podrá digerirse con facilidad.

             -No mezclar dos proteínas o dos hidratos de carbono entre sí. Es una de las peores incompatibilidades que podemos realizar, ya que suponen una sobrecarga para el sistema digestivo, lo que genera una de las mayores fuentes de toxemia.

            -No mezcles proteínas con frutas dulces.  Las frutas son de digestión rápida y no permanecen en el estómago más de media hora. Las proteínas, en cambio, requieren varias horas para digerirlas. Si te comes una naranja después de un chuletón, la naranja quedará retenida en el estómago produciendo fermentaciones anormales.

trofologia

La Trofología es la ciencia que estudia la correcta combinación de los alimentos. En la tabla simplificada de combinación de alimentos vemos en verde las combinaciones compatibles y en rojo las que causan perjuicio al organismo.

  1. Te nutres de la vibración energética de lo que ingieres. Si consumes alimentos de origen animal ¿tienes en cuenta cómo ha sido la vida del animal? ¿Alguna vez te has arado a pensar qué energía estás integrando en tu organismo? Si ya has reflexionado sobre ello:

            -Elige huevos de gallinas criadas en libertad y no de granjas industriales.

                -Elige pescado del mar y ríos y no de piscifactoría.

                -Elige carne y leche ecológica y no de animales estabulados.

Dar las gracias por lo que comes es una manera es una manera de transmutar la negatividad y elevar la vibración energética de los alimentos.

  1. La regla del 80-20%. Si el 80% de los alimentos que tomasbanner-1080x580.jpg habitualmente son sanos y en ocasiones tomas algo que no lo es, las posibles consecuencias negativas de su ingesta serán fácilmente neutralizada por tu organismo. Esto ocurre si los alimentos no adecuados no superan el 20% de lo que ingieres en total en un día.

También puedes depurar el organismo de forma periódica. Si no tiras la basura estarás más predispuesto a enfermar porque tu sistema inmune estará sobrecargado. Si nunca has ayunado o ahora en invierno no te apetece hacerlo porque te da frío, puedes empezar a hacer semiayunos de frutas o semiayunos con caldos de verduras (por ejemplo, el último que yo he realizado ha sido de mandarinas, todo un día comiendo sólo mandarinas y bebiendo sólo agua).

Alimentarse conscientemente entraña cierta dificultad, te lo digo por experiencia. También sé que, en lo que respecta a la alimentación hay muchas contradicciones, unos dirán que crudos sí  y otros te dirán que la macrobiótica es lo mejor. Lo que está claro es que lo que funciona a una persona no tiene porqué servir para otra. Por ello, te invito a que experimentes y empieces a crear tus propios mantras escuchando a tu organismo sobre qué es lo que le sienta bien y menos bien. ¡Utiliza tu sentido común!

Y trátate lo mejor posible para estar en armonía contigo mismo y con el mundo que te rodea pues, la consecuencia de estar en paz contigo mismo es que las elecciones dietéticas que haces son las adecuadas. Antes de ingerir cualquier alimento pregúntate: ¿qué es lo haría una persona que se ama a sí misma en esta situación?

Anuncios

6 comentarios en “FLEXIVEGETARIANOS: CINCO MANTRAS PARA VEGETARIANIZAR TU DIETA

  1. Pingback: LA SEMANA LABORAL DE 4 HORAS (1) | biblioterapeuta

  2. Pingback: PODER ANTICÁNCER | biblioterapeuta

  3. Pingback: HAMBRE DE AMOR | biblioterapeuta

  4. Pingback: EL CRUDIVORISMO PUEDE SALVAR TU VIDA | biblioterapeuta

  5. Pingback: INTELIGENCIA DIGESTIVA | biblioterapeuta

  6. Pingback: EL SANTO, EL SURFISTA Y EL EJECUTIVO. ¿HE AMADO BIEN? (2) | biblioterapeuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s