70 ESTRATEGIAS PARA NO AHOGARTE EN UN VASO DE AGUA

Siempre que nos enfrentamos con malas noticias, personas difíciles o decepciones de cualquier tipo, la mayoría de nosotros reaccionamos según ciertos hábitos -en particular ante la adversidad- que no nos hacen muy buen servicio. Reaccionamos de manera exagerada, sacamos las cosas de su justa proporción, nos aferramos a las cosas con demasiada fuerza y nos centramos en los aspectos negativos de la vida. En pocas palabras, ¡vivimos nuestra existencia como si se tratara de un asunto de una enorme gravedad!

Para estas situaciones, Richard Carlson quiere compartir contigo estrategias muy específicas -cosas que puedes empezar a hacer hoy mismo- que te ayudarán a reaccionar con mayor serenidad ante la vida. Son sencillas, aunque poderosas, y serán como una guía que te ayudará a ver las cosas con mayor perspectiva y a tener una vida más relajada. ¿Te gustaría aprender a aceptar los problemas en vez de resistirte a ellos?

A continuación puedes echar un vistazo a setenta de las cien propuestas de “No te ahogues en un vaso de agua”:

  1. No sufras por pequeñeces.descarga
  2. Haz las paces con la imperfección.
  3. Abandona la idea de que las personas dulces y relajadas no pueden ser grandes triunfadoras.
  4. Toma conciencia del efecto de bola de nieve de tus pensamientos.
  5. Desarrolla el sentido de la compasión.
  6. Recuerda que cuando mueras, tu “carpeta de cuestiones pendientes” no estará vacía.
  7. No interrumpas a los demás ni acabes sus frases.
  8. Haz algo bueno por otra persona… y no se lo cuentes a nadie.
  9. Deja que los otros se lleven la gloria.
  10. Aprende a vivir el momento presente.
  11. Imagina que todo el mundo es preclaro, excepto tú.
  12. Permite que los demás tengan “razón” en la mayoría de las ocasiones.
  13. Practica la paciencia.
  14. Sé el primero en actuar afectuosamente o tender la mano.
  15. Plantéate la pregunta ¿Tendrá esto importancia dentro de un año?
  16. Ríndete al hecho de que la vida no es justa.
  17. Permítete estar aburrido.
  18. Disminuye tu tolerancia para el estrés.
  19. Una vez por semana escribe una carta cordial.
  20. Imagínate que asistes a tu propio funeral.
  21. Repite para ti mismo: la vida no es una emergencia.
  22. Dedica un momento de cada día a pensar en alguien a quien darle las gracias.
  23. Sonríe a los desconocimos, mírales a los ojos y salúdalos.
  24. Dedica un rato de cada día al silencio.
  25. Procura comprender primero.
  26. Escoge tus batallas con sabiduría.
  27. Toma conciencia de tus estados anímicos y no te dejes llevar por los momentos malos.
  28. Los elogios y las acusaciones son lo mismo.
  29. Practica actos de amabilidad espontáneos.
  30. Mira más allá de lo que se ve a simple vista.
  31. Aprende a ver la inocencia en la actitud de los demás.
  32. Dile a tres personas (hoy) lo mucho que las quieres.
  33. Practica la humildad.
  34. Cuando haya dudas acerca de a quien le toca sacar la basura, sácala tú, sin más comentarios.
  35. Aprende a aceptar que existen realidades distintas.
  36. Cada día, dile al menos a una persona algo que te gusta, admiras o aprecias de ella.
  37. Justifica tus limitaciones y jamás las superarás.
  38. Resístete al impulso de criticar.
  39. Escribe tus cinco posturas más inflexibles y mira si puedes suavizarlas.
  40. Sólo por divertirte, muéstrate de acuerdo con las críticas dirigidas contra ti (y luego mira cómo desaparecen).
  41. Busca lo que pueda haber de acertado en las opiniones de los demás.
  42. Acepta la realidad: vayas a donde vayas no podrás escapar de ti mismo.
  43. Respira antes de hablar. Cuenta hasta diez.
  44. Muéstrate agradecido cuando te sientas bien y cuando te sientas mal.
  45. Conviértete en un conductor menos agresivo.
  46. Relájate.
  47. Lee artículos y libros que expresen puntos de vista diferentes de los tuyos, e intenta aprender algo.
  48. Haz una cosa por vez.
  49. Sé flexible don tus cambios dentro de tus planes.
  50. Piensa en lo que tienes en vez de pensar en lo que quieres.
  51. Dedícate a la práctica de hacer caso omiso de tus pensamientos negativos.
  52. Sé feliz allí donde estés.
  53. Recuerda que te conviertes en aquello que más practicas.
  54. Piensa en tus problemas como en maestros potenciales.
  55. Aprende a vivir con la incertidumbre sobre el mañana.
  56. Acéptate como eres.
  57. Concédete un respiro.
  58. Deja de culpar a los demás.
  59. Levántate temprano.
  60. Alégrate.
  61. Ten una planta.
  62. Escucha tus sensaciones (están intentando decirte algo).
  63. Si alguien te pasa la pelota, no tienes porqué cogerla.
  64. Abandona la idea de que “cuanto más mejor”.
  65. Pregúntate siempre: ¿qué es lo realmente importante?
  66. Confía en tu intuición.
  67. Ocúpate de tus propios asuntos.
  68. Busca lo extraordinario dentro de lo corriente.
  69. Dedica algún tiempo a tu trabajo interior.
  70. Vive este día como si fuese el último de tu existencia. ¡Podría serlo!

Como nos enseña la filosofía zen, cuando aprendas a dejar “pasar” los problemas en lugar de resistirte con todas tus fuerzas, tu vida comenzará a fluir. Conseguirás, como sugiere la plegaria de la serenidad: “cambiar las cosas que puedes cambiar, aceptar las que no puedes, y tener sabiduría para ver la diferencia”.

Confío en que si pones a prueba estas estrategias, aprenderás las dos reglas de la armonía: 1. no sufrir por pequeñeces, y 2. todo son pequeñeces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s