EL AGUA TU MEJOR MEDICINA

El agua pura (H2O) es el principal requisito para la salud. La sustancia más importante de la Tierra es el agua (que no sé porque lo llamamos Tierra si lo cierto es que visto desde la Luna, los astronautas lo rebautizaron como “el planeta azul”). Tú puedes vivir mucho tiempo sin oro, sin tarjeta de crédito, sin televisor y sin otros lujos, pero tú sabes que no puedes sobrevivir sin agua. Todo el mundo sabe esto y todos lo damos por sentado. Lo malo es que cuando las cosas se dan “por sentadas” nadie parece preocuparse por profundizar en ellas, a fin de hacer las cosas lo mejor posible y obtener los mejores y mayores beneficios posibles.

Si el agua es la sustancia más importante de la Tierra para la vida, debemos estar bien informados y documentados acerca de ella. Este libro te proporcionará información acerca del valor del agua y cuál es la idónea para ser bebida. Esta información te ayudará a mantener una mayor y satisfactoria vida sobre este planeta.

51p+9TU3AjL._SX328_BO1,204,203,200_El agua es indestructible. Los científicos están convencidos de que no se ha perdido ni una gota de agua desde la formación de la corteza terrestre. El agua constituye alrededor de las tres cuartas partes del peso del cuerpo humano, y además realiza y permite que tengan lugar las funciones bioquímicas internas.

En realidad lo que hicimos nosotros al abandonar el océano para conquistar el medio terrestre fue crear un “mar interno”. Una de las leyes básicas de la biología dice que todas las células de un ser vivo no pueden vivir en otro medio que no sea acuático. En el caso de los seres humanos ese medio marino está constituido por la linfa. Cuando la célula se ve rodeada por un elevado estado de toxemia sobreviene la enfermedad. La única forma que existe de purificar de nuevo la linfa es mediante el ayuno con agua destilada y dieta no-tóxica.

La naturaleza regenera y purifica el agua mediante la destilación desde el principio de los tiempos. El sol es el gran destilador. Pero desgraciadamente, hoy debemos destilar nuestra propia agua para el consumo en nuestro hogar, porque el agua de lluvia ha dejado de ser lo que era durante millones de años. Así que el agua de lluvia está fuera de discusión; sólo podemos beber agua destilada si no queremos contaminar nuestro organismo, y que las estructuras del cerebro, las arterias y otros vasos se esclerosen.

Lo que por derecho nos pertenece al nacer, la libertad de un consumo de agua pura, nos es negado, pues se nos obliga a pagar rigurosamente cada mes por un consumo de agua, la cual para colmo está envenenada y contaminada. Queda el recurso, para los económicamente solvente, de pagar aun más por un agua pretendidamente más sana, sea embotellada en vidrio o en plástico. Lo cierto es que estas aguas embotelladas se limitan a ser sólo algo menos malas que las del grifo. ¿Te has preguntado alguna vez de dónde proceden las aguas del grifo? En un tratado especializado leemos que el agua del grifo no deberá tener cantidades superiores a las siguientes de estos pesticidas:

Captura

¿Alguien puede ser tan ingenuo como para pensar que esas dosis mínimas pueden ser ingeridas a diario sin que acaben por producir daños letales al organismo? Un agua “oficialmente potable” es ante todo aquella que está exenta de microbios y sobre todo de colibacilos, pero de la que no se han eliminado muchos de los componentes extraños que contiene esta agua en casi todos los casos: detergentes, insecticidas, aluminio, cobre, zinc, plomo, selenio, arsénico, cromo, flúor, mercurio, cianuros, fenoles, radioactividad, etc., que por increíble que parezca nos vamos bebiendo porque no son eliminados en ninguna depuradora.

Las autoridades sanitarias, por su parte, se muestran partidarias de añadir al agua ciertos productos como el cloro, sin tener en cuenta que éste actúa como oxidante y es un ladrón de la vitamina E del organismo (vital para el buen estado de nuestras arterias y el corazón), y que estos minerales son de procedencia inorgánica, o sea, imposibles de asimilar por el cuerpo humano, al cual causan graves daños y perjuicios. Para demostrarlo basta con observar el interior de cualquier cañería de agua ¿Cómos encuentra ese tubo? ¿Te imaginas cómo estarán tus venas y arterias? Curiosamente, en algunos países africanos las dietas son muy ricas en colesterol (y en fibra), pero los nativos beben agua sin clorar y no padecen ataques cardiacos. ¡Piénsalo bien! Puedo leer tu pensamientos. No puedes creer que un peligro así sea desatendido e ignorado por las autoridades sanitarias…

El flúor que se agrega al agua potable, y a la pasta de dientes en la actualidad, es uno de los mayores ejemplos de la ignorancia que triunfa sobre la ciencia. O quizás sea la avaricia que triunfa gracias a la ignorancia. El flúor es uno de los más potentes venenos conocidos por el hombre, que proviene de un desecho o residuo industrial del aluminio. Al ver que el coste para la eliminación de esta sustancia química era muy alto, ¿no podría ser este producto utilizado de forma aprovechable? Todo lo que estas compañías tenían que hacer era lavarles el cerebro a la gente, utilizando los medios de comunicación, para que aceptasen el hecho de que el flúor en el agua previene la caries de los niños. Cualquier persona inteligente, que piense, sabe que las caries vienen de una nutrición pobre y en especial del consumo de azúcar blanco refinado. El agua que bebemos en las ciudades contiene flúor debido únicamente a las presiones de las poderosas organizaciones que están fomentando este envenenamiento masivo.

¿Y las aguas de manantiales minerales a los cuales se les atribuyen innumerables propiedades medicinales? El consumo de aguas minerales es un factor desgraciadamente olvidado y descuidado. Se ha calculado que esta agua contiene carbonatos y otros derivados de la cal suficientes para que, la persona que bebe agua cada día, en 40 años haya acumulado tanto como para poder construir un pilar de yeso tan grande como el tamaño de un hombre (Abel Haywood, 1845). Para cualquier observador atento y con un mínimo de criterio, es dudoso que hayan sido realmente beneficiosas para la gente, a la que quizás pueda aliviar mediante baños, pero no pueden hacer nada en el interior del organismo, ni corrigen las verdaderas causas de la enfermedad. Los minerales inorgánicos tienden a combinarse con el colesterol y a formar una gruesa capa en las arterias. Ni el agua destilada tiene este efecto, ni tampoco el agua de las frutas y verduras.

Contrariamente a lo que mucha gente cree, el hervir el agua no la limpia ni del cloro ni de otros contaminantes y minerales inorgánicos, sino que producirá una mayor concentración de los mismos en un menor volumen de líquido, que pasan entonces a los alimentos cocinados en esta agua.

¿Y qué pasa con las aguas salinas? Hay quienes le atribuyen también propiedades medicinales ¿Por qué no pruebas a beberla? Si los minerales inorgánicos pudieran ser asimilados por nuestro organismo sin ningún problema, los náufragos no morirían de sed ¿no crees? Al llegar a este punto, si no aceptarías beber agua del océano ¿por qué insistes en envenenar tus comidas con sal marina o refinada que extraen del mismo? Si deseas obtener minerales “marinos” pero de forma orgánica, consume algas.

Entonces, ¿qué diferencia al agua de lluvia, el agua marina, el agua de manantial o el agua del grifo? Todas tienen un denominador común, que es el H2O. Lo que diferencia a unas de otras es únicamente lo que le “acompaña” en disolución al H2O, sean minerales inorgánicos o sean venenos. Los acompañantes no son el agua, ni son necesarios para nuestro organismo.

¡Agua, agua, por todas partes pero ni una sola gota para beber!… El agua destilada es un agua que ha sido vaporizada por el calor y precipitada por condensación al ser enfriada. En este proceso los minerales inorgánicos y todos los contaminantes que se hallan en suspensión o diluidos en el agua quedan atrás. Lo ideal es hacer una pequeña inversión sobre nuestra salud: instalar una destiladora en la cocina. Esto es lo más cómodo, lo más higiénico y lo único que garantiza su pureza. Pero no confundas una destiladora con los aparatos típicos filtradores de agua, que son de escasa o nula utilidad. No resulta más costosa de lo que cuesta un televisor, y sin embargo este último daña a tu salud, mientras que por el contrario la destiladora no es un lujo sino algo necesario para la supervivencia en este contaminado mundo.

agua¿Beber o no beber… agua destilada? Sólo quien no está documentado acerca del tema pueden defender el error de que no se puede beber agua destilada. Cuando las células de tu organismo utilizan agua, utilizan sólo H2O, y eso es lo mismo que decir agua destilada. ¡El agua es agua y nada más!

Quizás hayas escuchado que el agua destilada “roba los minerales al cuerpo” Pero presta atención ¡Los minerales que lixivia son aquello minerales inorgánicos que el cuerpo no puede usar y no los que forman parte de los tejidos!

Además del agua destilada puedes disponer de los zumos de determinadas frutas y vegetales que ejercen un efecto similar. El agua contenida en ellas no sólo aporta H2O, sino también los nutrientes biocatalizadores igualmente necesarios para nuestras células, tales como vitaminas, enzimas, minerales orgánicos, clorofila, oligoelementos…, lo cuales neutralizan y ayudan a eliminar las toxinas.

¿Sabías que existe un mecanismo por el cual tu propio cuerpo crea agua? La oxidación del hidrógeno de los alimentos produce 300 centímetros cúbicos de agua, que desde luego no es suficiente para permitirte vivir pero que igualmente debemos agradecer. Esto puede revelarnos un gran misterio: el del obeso que adelgaza sin perder peso. Este fenómeno ocurre especialmente entre aquellas personas que no tienen cuidado con la sal: la más pequeña partícula de sal requiere una cantidad de agua determinada que se retiene en los tejidos. Además la oxidación o la quema de grasa en el cuerpo también forma agua.

La totalidad de la población, exceptuando a aquellas personas que sufren de retención de líquidos o siguen una dieta naturista equilibrada, tienen deficiencia nutricional subclínica de agua en sus células y tejidos, y la primera consecuencia será la toxemia. La imagen que refleja un estado de deshidratación es la piel seca, vieja o arrugada; escamosas y secas manos; arrugas excesivas en frente y ojos; estreñimiento crónico; orina irritante, concentrada; sed patológica.

¿Cuánta agua debemos beber? ¡La menos posible, es nuestra dieta la que debe estar hidratada! Pero los médicos recomiendan beber, al menos, un litro de agua al día ¿Acaso quienes esos consejos dan creen conocer mejor las necesidades del cuerpo que el propio organismo? Un higienista puro rara vez tiene sed, incluso en verano; además apenas suda y soporta muchísimo mejor las altas temperaturas. ¡Bebe sólo cuando tengas sed y fuera de las comidas! Si tomas alimentos ricos en agua no tendrás sed durante las comidas. De lo contrario, el agua que ingieras romperá el proceso digestivo y anulará la capacidad de tus jugos gástricos para realizar digestiones correctas ¿Cómo distinguir la sed de una verdadera necesidad fisiológica a la ser producida por anormales digestiones y putrefacciones? Sencillamente, la observación de tu propio organismo te dará la respuesta. ¡Consume siempre el doble de alimento crudo e hidratado que de alimento cocinado! y evitarás tener sed durante las comidas.

Si he escrito este libro -dice Marc Ams- no es para incitarte a beber gran cantidad de agua a diario, ni aunque se trate de agua destilada, sino para hacerte entender que es tu dieta la que debe proporcionarte prácticamente todo el agua que tú necesitas.

Tú puedes experimentar los beneficiosos efectos de la dieta no-tóxica y el consumo exclusivo de agua destilada en tu propio organismo en tan sólo seis meses. Consulta con tu espejo o con una fotografía que refleje fielmente tu estado de salud antes y después de hacer esta prueba. ¡No sigas echándole la culpa a los años y toma conciencia de tu modo de vida!

Anuncios

3 comentarios en “EL AGUA TU MEJOR MEDICINA

  1. Pingback: LA ENZIMA PARA REJUVENECER | biblioterapeuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s