LA MAGIA DEL ORDEN

¿Alguna vez te has puesto a organizar tu casa o lugar de trabajo como un loc@, solo para descubrir que muy pronto todo vuelve a ser un caos? Si es así, déjame compartir contigo el secreto del éxito.

Quizás eres del tipo de personas que dicen: “Soy desorganizado por naturaleza”, “No puedo hacerlo”, “No tengo tiempo”. El método KonMari es una manera sencilla, inteligente y efectiva de deshacerte del desorden para siempre. Empiezas por desechar. Luego, organizas tu espacio por completo y de un tirón. Si adoptas esta estrategia, nunca volverás al desorden.

En este libro “La magia del orden”, Marie Kondo ha resumido cómo poner tu espacio en orden de una manera que cambiará tu vida para siempre ¿Lo crees posible?

9788403501409Si tu idea de la organización es deshacerte de un objeto innecesario al día o limpiar tu habitación un poco cada vez, entonces tienes razón. Eso no tendrá mucho impacto en tu vida. Sin embargo, si cambias de enfoque, la organización puede tener un impacto inconmensurable. De hecho, eso es lo que implica poner tu casa en orden. Y cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado. Como resultado, puedes ver con claridad lo que necesitas en tu vida y lo que no, lo que debes hacer y lo que no.

El método que se describe a continuación no es una simple serie de reglas sobre cómo clasificar, organizar y desechar cosas. Es una guía para adquirir la mentalidad correcta y así crear orden y volverte una persona organizada. ¿Aún te parece demasiado bueno para ser cierto?

¿POR QUÉ NO PUEDO TENER EN ORDEN MI CASA?

El acto de organizar es una serie de acciones simples en las que se mueven objetos de un lugar a otro. Implica poner las cosas lejos del lugar al que pertenecen. Esto parece sencillo, sin embargo, la mayoría de la gente no puede. La causa no es la falta de habilidades, sino una falta de conciencia y la incapacidad de organizar de manera eficaz. La raíz del problema está en tu mente. A continuación resumo algunas ideas que tirarán por tierra algunas de las creencias que seguramente albergas, y los errores más comunes con respecto al orden.

  1. Nunca podrás organizar si no has aprendido cómo. Seguro que a ti también te regañaron por no limpiar tu habitación pero ¿tus padres te enseñaron conscientemente a ser organizado? Aunque no lo creas para saber organizar antes tienes que aprender. ¡Ya, es de cajón!
  2. Organiza una sola vez y hazlo bien. Si ordenas tu casa en un solo intento titánico, la habrás organizado por completo. El efecto rebote ocurre porque la gente cree erróneamente que ha organizado a fondo cuando, en realidad, sólo ha ordenado y guardado una parte de las cosas. Si no has realizado la tarea única e irrepetible de poner tu casa en orden, cualquier intento de organizar tu espacio diario está condenado al fracaso.
  3. Si organizas sólo un poco cada día, nunca acabarás. Si hasta la fecha no has podido organizarte, te será casi imposible adquirir el hábito de organizar poco a poco. Si organizas todo de un tirón, y no poco a poco, podrás cambiar tu mentalidad drásticamente.
  4. Busca la perfección. “No busques la perfección. Empieza despacio y desecha sólo un objeto por día”. Si haces esto, te darás cuenta de que tu ritmo de eliminación quedará muy superado por tu ritmo de adquisición. Mejor busca la perfección de una sola vez: mira los objetos, uno por uno, y decide si lo conservas o no, y dónde ponerlo. Por increíble que parezca, sólo necesitas experimentar una vez un estado de orden perfecto para ser capaz de conservarlo.
  5. Tan pronto como empieces, reajustarás tu vida. ¿Alguna vez te has sentido incapaz de estudiar la noche anterior a un examen y te has puesto a limpiar como un loco? Mucha gente siente la necesidad de limpiar cuando está bajo presión. Ocurre porque necesitan poner en orden algo más. La organización es sólo un instrumento, no el destino final. El verdadero objetivo debe ser que establezcas el estilo de vida que quieres cuando hayas puesto tu casa en orden.
  6. Los que almacenan son acumuladores. ¿Por qué sientes que tu habitación aun está desordenada a pesar de que la has organizado y has puesto las cosas en su sitio? La palabra “almacenamiento” esconde una trampa, no resuelven el problema de cómo deshacerse del desorden. Seguramente no necesitas la mayoría de las cosas que hay en tus cajas de almacenaje. La organización debe empezar por la eliminación.
  7. Ordena por categorías y no por ubicaciones. La raíz del problema está en que la gente suele guardar el mismo tipo de objetos en más de un lugar (por ejemplo, ropa en varias habitaciones). Por ello, en lugar de decidir que hoy organizarás una habitación en particular, fíjate metas como “la ropa hoy, los libros mañana”.
  8. No cambies de método para ajustarlo a tu personalidad. Tiene más sentido clasificar a las personas por sus acciones que por sus rasgos de personalidad generalizados: 1. Personas que no pueden deshacerse de cosas. 2. Personas que no vuelven a poner las cosas en su sitio. 3. Una combinación de las dos anteriores. El 90% pertenece a esta tercera categoría. La organización efectiva implica sólo dos acciones esenciales: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas.
  9. Convierte la organización en un suceso especial. Por eso, ¡No lo hagas todos los días! La organización diaria simplemente consiste en usar algo y volver a ponerlo en su lugar. El propósito de este libro es inspirarte para que te ocupes del suceso especial de poner tu casa en orden lo antes posible. ¿Puedes ponerte la mano en el corazón y jurar que te sientes feliz aunque estés rodeado de tantas cosas que ni siquiera recuerdas que están ahí?
  10. Organiza en el orden correcto. Como ya te he dicho, esto sólo involucra dos tareas: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas.

Antes de empezar visualiza tu destino. Debes de tener alguna razón para estar leyendo esta entrada. ¿Qué fue lo que te motivó a organizar en un principio? ¿Qué esperas alcanzar? Piensa en términos concretos para que puedas imaginarte vívidamente cómo sería vivir en un espacio libre de desorden. Ahora que puedes imaginar el estilo de vida que sueñas, ¿es hora de desechar?. No, aún no. Entiendo tu impaciencia, pero para evitar el efecto rebote necesitas avanzar adecuadamente, paso a paso. El siguiente paso es identificar para qué quieres vivir así. Puede parecer obvio. Cuando encuentres la respuesta estarás listo para dar el siguiente paso: examina lo que posees.

ELIMINA COSAS

La mayoría de la gente sabe que el desorden lo provoca el exceso de cosas. Pero, ¿por qué tenemos tantas? Por lo general, es porque no sabemos con precisión cuántas tenemos en realidad. Junta todos los objetos del mismo tipo en un solo lugar. Esto es esencial para tener una idea exacta de la cantidad de cosas que tienes. ¿Por dónde empezar? No conviene que los principiantes comiencen con cosas que traen recuerdos, como las fotos. La mejor secuencia es primero la ropa, luego los libros, papeles, objetos varios, y por último los objetos y recuerdos sentimentales.

¿Qué criterio usas para decidir qué desechar?: ¿Cuándo algo deja de ser funcional, cuándo se pasa de moda? Eso parece fácil. La cosa se complica cuando no hay razones apremiantes. La idea es que escojas lo que quieres guardar, no lo que quieres tirar. La mejor manera de elegir qué guardar y qué desechar es sostener cada objeto en la mano y preguntarte: ¿Esto me hace feliz? Si es así, consérvalo. Si no, deséchalo. ¡Sencillo! Guarda las cosas que hablan a tu corazón. Luego da el siguiente paso y desecha todo lo demás.

El trabajo de analizar cada objeto que posees para ver si despierta alegría en tu interior es como conversar contigo mism@, por eso, lo ideal es que ni siquiera escuches música, y mucho menos, consideres poner la televisión. El mejor momento para empezar es con el aire fresco de la mañana, con tu mente despejada y tu poder de discernimiento agudo.

¿Qué pasa cuando no puedes desechar algo? Los objetos de los que no podemos deshacernos aunque no nos inspiren alegría son un verdadero problema. Tu incapacidad de decidir demuestra cierto grado de apego a un objeto en particular. Piensa en por qué quisiste tener ese objeto y qué significaba para ti. ¿Qué papel desempeña ahora en tu vida? Si piensas en tu futuro ¿Crees que vale la pena conservar recuerdos de cosas que olvidarías si no los conservaras? Tú vives en el presente. Si es necesario libéralas de la prisión a la que las has relegado y déjalas ir con gratitud. Si indagas las razones por las que no puedes desprenderte de algo, sólo encontrarás dos: apego al pasado o ansiedad por el futuro. Es importante que entiendas tu patrón de posesión porque es una expresión de los valores que guían tu vida. Es decir, representan el criterio por el cual tomas decisiones en cada aspecto de tu vida, incluidas tus relaciones con la gente o tu trabajo.

14249161_1084355748324121_1116489485_n

Más de treinta bolsas de una sola categoría…

Ah, una cosa importante ¡No dejes que tu familia te vea! El maratón de organización produce un montón de basura. En esta etapa, el único desastre que puede causar más caos es la intromisión de un experto en reciclaje que opera con el alias de “mamá”. A los padres les angustia mucho ver lo que desechan sus hijos. Así que, mantener la basura fuera de su vista es un acto de consideración.

Por cierto, lo que tú no necesitas, tampoco lo necesita tu hermano. El método de “se lo regalo a mi hermana” a veces parece la mejor manera de deshacerte de muchas cosas. ¡Cuidado! Esto no significa que no puedas regalar cosas a otras personas que crees que puedan necesitarlas, pero no con la idea de seguir “manteniéndolas” porque te cuesta deshacerte de ellas. Tampoco sirve mandar cajas y cajas a casa de tus padres ¡La casa de tus padres no es un almacén de recuerdos! Además que, una vez enviadas, jamás serán abiertas.

CÓMO GUARDARLAS

El siguiente paso: un lugar para cada cosa. Sólo necesitas asignar una vez un sitio para cada objeto. ¡Inténtalo, te asombrarán los resultados! Nunca comprarás más de lo que necesitas. Nunca más seguirán acumulándose tus posesiones. De hecho, se reducirán. Sin un sitio designado, ¿dónde vas a poner las cosas cuando termines de usarlas?. El método de almacenamiento sigue dos reglas: guarda todos los objetos del mismo tipo en el mismo lugar y no disperses los espacios de almacenamiento. Un error muy común es guardar las cosas donde resulta más fácil encontrarlas. Este enfoque es una trampa mortal. El desorden se produce por no poner las cosas en el lugar que les corresponde. Bien porque se requiere demasiado esfuerzo para guardar las cosas, o porque no está claro el lugar que les corresponde. ¡No te compliques!

Nunca apiles las cosas. Cuando de guardar se trata, lo vertical es lo mejor. Guarda las cosas verticalmente y evita apilarlas por dos razones. En primer lugar, si apilas o amontonas cosas, acabas por tener algo que parece un espacio de almacenamiento inagotable. Las cosas pueden apilarse una sobre otra y por los siglos de los siglos. La otra razón es que apilar resulta un inconveniente para las cosas que se quedan en el fondo y además, cuando las cosas se apilan una encima de otra, las de abajo se aplastan.

Quizás te preguntes ¿Qué pasa si me pongo a ordenar y el resto de mi familia vuelve a desordenar las cosas? ¡Mantén la tranquilidad! Desechar cosas de otras personas demuestra una horrible falta de sentido común. Aunque pienses que no se van a dar ni cuenta ¡No te lo aconsejo! Si estás enfadad@ con tu familia por lo desorganizados que son, te exhorto a que revises tus propios espacios, sobre todo de almacenamiento. Aunque te parezca increíble, cuando tú empieces a organizar, se producirá una reacción en cadena.

La clave es hacer un cambio de manera tan repentina que experimentes un cambio total de actitud. Si el proceso es gradual, nunca podrá lograrse el mismo impacto. Repentino, en este caso, significa más o menos seis meses. Eso puede parecer mucho tiempo pero, cuando hayas concluido el proceso y experimentado lo que se siente al ver todo perfectamente organizado…

Mientras pones tu casa en orden y reduces tus posesiones verás cuáles son tus valores auténticos. Después de todo, nuestras pertenencias relatan con gran fidelidad la historia de las decisiones que hemos tomado en la vida. Deshacerse de cosas no implica perder las experiencias del pasado ni tu identidad. Poner tu casa en orden es la magia que crea una vida vibrante y feliz. Si has leído hasta aquí, sabes qué necesitas hacer a continuación. La verdadera vida comienza después de poner tu casa en orden. ¡Hazlo ahora!

 

Anuncios

2 comentarios en “LA MAGIA DEL ORDEN

  1. Pingback: 7 ACTITUDES NECESARIAS PARA ALCANZAR TUS OBJETIVOS | biblioterapeuta

  2. Pingback: 4 SEMANAS PARA ORDENAR TU CASA Y TU VIDA | biblioterapeuta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s