UNA VIDA DEDICADA A LOS NIÑOS

Últimamente son muchos los artículos, entradas en blogs, páginas de facebook con el apellido Montessori. El enfoque Montessori encarna una actitud hacia la vida y, en particular, hacia el crecimiento y desarrollo de los niños pequeños. Como padres, en nuestra ansiedad por asegurar que nuestros hijos funcionan bien académicamente, deberíamos recordar el mensaje de Montessori de que otros aspectos del desarrollo de nuestro hijo -físico, emocional y social- son igualmente importantes. Sean cuales sean las prioridades en la educación, una cosa es segura: tenemos que capacitar a niños equilibrados para la realidad que vivimos. La regla de oro es estar atentos, observar, escuchar…

411n-r4hm1l-_sx350_bo1204203200_Veamos lo puntos más importantes que se hallan tras este método educativo.

  1. Todos los niños tienen una mente absorbente. La mente de un niño se transforma según lo que absorbe de su entorno. En sus primeros tres años de vida, un niño es capaz de absorber información de su entorno sin discriminación ni esfuerzo, creando y construyendo todos los elementos básicos de su personalidad y estructurando su mente. Durante este tiempo, las impresiones que quedan en la mente del niño realmente la modelan y forman y, por consiguiente, tienen un impacto sobre su desarrollo futuro. Desde los tres a los seis años, la mente del niño es aun absorbente, pero ahora comienza a aparecer la conciencia. Ésta viene en parte con el conocimiento y en parte por el lenguaje. De lo dicho, no hay que deducir que un niño de esta edad tiene una mente como una hoja de papel en blanco, el proceso de aprender durante este período es activo.
  2. Todos los niños pasan por períodos sensibles. Montessori identificó seis períodos sensibles: -Sensibilidad al orden, que aparece en el primer año de vida, donde los bebés luchan por clasificar y categorizar todas sus experiencias y les es más fácil hacerlo si hay cierto orden en su vida. -Sensibilidad al lenguaje, que comienza desde el nacimiento, y hacia los seis años, casi sin ninguna enseñanza directa, el niño adquiere un amplio vocabulario, los patrones básicos de las frases, las inflexiones y el acento del lenguaje. -Sensibilidad a caminar. Cuando un bebé comienza a aprender a caminar tiene la necesidad de practicar y perfeccionar esta habilidad. Camina por el mero placer de hacerlo.-Sensibilidad a los aspectos sociales de la vida. En esa etapa los niños comienzan a modelarse en la conducta social adulta y poco a poco adquieren las normas sociales. Hacia los dos años y medio o tres, el niño se ha hecho consciente de que forma parte de un grupo.-Sensibilidad a los pequeños objetos. El niño se ve atraído por insectos, piedrecillas, hierbas. Toma cualquier cosa, la mira de cerca y tal vez se la lleve a la boca. El impulso de prestar atención al detalle forma parte de su esfuerzo por construir una comprensión del mundo. -Sensibilidad a aprender a través de los sentidos. Desde el momento de su nacimiento el niño recibe impresiones del mundo a su alrededor a través de sus cinco sentidos, si impides su exploración sensorial diciendo “no” constantemente y limitas al niño que está aprendiendo a andar, su aprendizaje se inhibirá.
  3. Todos los niños quieren aprender. todos los niños tienen una motivación innata para aprender; en realidad no puedes impedirles que lo hagan. El aprendizaje comienza desde el nacimiento a través del juego, experimentando con las cosas del mundo que les rodea. Aprenden por medio de la participación activa, implicándose de manera práctica y tratando de hacer algo por sí mimo, especialmente utilizando las manos. Este juego espontáneo se inicia en respuesta a sus necesidades de desarrollo.
  4. Todos los niños aprenden por medio del juego/trabajo. Para el niño el juego es una actividad agradable, voluntaria, con una finalidad y espontáneamente elegida. Con frecuencia es también creativa, implicando solución de problemas, aprendizaje de nuevas habilidades sociales, nuevo lenguaje y nuevas habilidades físicas.
  5. Todos los niños pasan por diversas etapas de desarrollo. Montessori creía que los niños pasaban por tres fases clave del desarrollo desde el nacimiento hasta los dieciocho años, durante las cuales aprenden de maneras cualitativamente diferentes. La edad a la que llegan a una etapa concreta del desarrollo no está establecida rígidamente y varía de un niño a otro, pero cada etapa sigue a la anterior y se apoya firmemente en ella y no se puede emitir ninguna etapa. Primera etapa de los tres a los seis años: como ya hemos hablado, desde el nacimiento hasta los tres años el niño tiene una mente absorbente y desde los tres a los seis una mente consciente. Segunda etapa: desde los seis a los doce años. Montessori denominó a este período el de la adquisición de la cultura. Tercera etapa: desde los doce a los dieciocho años. El período de la adquisición de la independencia. En este período tienen lugar tantos cambios que el niño necesita tanto cuidado y atención como cuando tenía menos de seis años.
  6. Todos los niños quieren ser independientes. Desde el comienzo mismo el niño lucha por la independencia y la mejor forma de ayudarle a conseguirla es mostrándole las habilidades que necesita para conseguir unos resultados satisfactorios. En el jardín de infancia, Montessori desarrolló un área del currículo al que denominó ejercicios de la vida diaria. Son actividades sencillas, cotidianas, llevadas a cabo rutinariamente por los adultos para mantener y controlar el entorno en el que viven y trabajan. Tales ejercicios desarrollan en los niños habilidades motrices y de coordinación, al tiempo que enriquecen su vocabulario. Socialmente, también se desarrollan nuevas habilidades a medida que poco a poco se hacen más conscientes de las necesidades de otras personas. Al completar satisfactoriamente tareas que parecen ser útiles, ayuda a construir su autoestima y les hace sentirse un miembro valioso del grupo.
  7. Principios importantes que reflejan la actitud Montessori hacia la educación infantil:

                -Los niños tienen el poder de educarse a sí mismos. Es importante crear unas 51lmcsecusl-_sx352_bo1204203200_buenas condiciones para el aprendizaje.

                -Los niños aprenden mejor si lo hacen a su propio ritmo. Rápido no significa necesariamente mejor. Para que pueda seguir su propio ritmo, debes prestarle atención y controlar tus expectativas.

                -Los niños necesitan hacer sus propios descubrimientos. Tu trabajo es ayudarle a lograrlo, en vez de hacerlo en su lugar. Es muy no dar la respuesta cuando para ti es tan obvio. ¿Puedes recordar la última vez que descubriste algo?

                -Los niños aprenden cuando se interesan. Elige el momento adecuado del día, detén el juego si no está dispuesto a jugar o se siente frustrado, propón juegos donde pueda valerse de lo que ya conoce, calcula el grado de dificultad.

                -Los niños necesitan desarrollar la concentración. Cuanto más podamos poner toda nuestra atención en una tarea, más probable será que tengamos éxito. No confundas la ocupación con la concentración.

                -Los niños aprenden a través de la acción. Aprenden mucho más haciendo las cosas por si mismos que mirando cómo lo hacen los demás.

                -Los niños necesitan elogios y ánimos, no premios y castigos. Si vale la pena hacer algo, tiene que ser porque en sí mismo es valioso. Si no valiera la pena, no habría necesidad de hacerlo. En cualquier caso, desde mi punto de vista, mejor hablar desde lo que yo siento: “me encanta este dibujo”, sin poner o quitarle valor a lo que ha hecho: “el dibujo es muy bonito”.

                -Los errores son una oportunidad para aprender. Si nunca cometemos errores jamás ampliaremos las fronteras de nuestras habilidades y conocimientos, acomodándonos dentro de los límites de lo conocido.

                -La importancia de la repetición en el aprendizaje de los niños. La repetición es importante para fortalecer y reforzar las conexiones neuronales. Si esa actividad capta la atención de tu hijo significa que hay algo en su interior que esta trabajándose y estableciéndose niños.

                -Los niños aprenden mejor cuando ellos eligen la actividad. Es más fácil afrontar actividades complejas porque así lo deseamos que hacerlo porque nos lo piden. ¿Tienen todos capacidad de elegir? Para ayudar a los niños a elegir tienes que hacerlo de forma lenta y cuidadosamente. Puedes empezar dejándole escoger entre dos cosas conocidas.

María Montessori obtuvo sus ideas sobre cómo educar a los niños de sus observaciones de los mismos en diferentes etapas del desarrollo y de su contacto con niños de diferentes culturas.

El proyecto de una reforma social a través de la educación sería una idea que Montessori desarrollaría y maduraría durante el resto de su vida.

No inventé un método de educación, simplemente di a algunos niños la oportunidad de vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s