LOS ATREVIDOS EN BUSCA DEL TESORO

Hay noches cálidas en la que las estrellas brillan y apetece quedarse en la calle a jugar… Y noches frías en las que la luna esconde su cara y no quiere asomar. ¿Qué noches te gustan más?

La noche que hoy nos ocupa era una noche fría, perfecta para quedarse en casa con un chocolate caliente o para acurrucarse en la cama escuchando un cuento…

51xjpn5epl-_sx258_bo1204203200_Así comienza el segundo volumen de la colección Taller de Emociones de Elsa Punset. Una serie de cuentos escritos para que los niños aprendan a conectarse con sus emociones y a gestionarlas con éxito.

En Los atrevidos en busca del tesoro, nuestros amigos se embarcarán en una arriesgada misión de rescate para descubrir el secreto de dónde se esconde el mejor tesoro del mundo… ¡Y MEJORAR SU AUTOESTIMA! ¿Lo conseguirán?

-¡Ay, Tasi! -suspiró Alexia mirando el cielo desde la ventana-. ¡Qué noche tan negra!

Su hermano no contestó. Estaba concentrado abrochándose el pijama con mucho esfuerzo, como suele pasar cuando tienes cinco años…

-Tasi, mírame, ¡que te estoy hablando! -se quejó Alexia.

-¿Por qué estás tan enfadada hoy? -protestó su hermano-. Desde que hemos vuelto del cole no has querido jugar conmigo, te has comido la última galleta de chocolate y encima te has reído de Rocky. Que sepas que a él le ha dado mucha pena…

A Rocky esa mañana el peluquero le había cortado el pelo y, la verdad, se ha pasado mucho… ¡Parecía un caniche! Se sentía ridículo y había estado la tarde entera escondido detrás del sofá, sin querer jugar. Ahora apenas asomaba el pompón de su cola debajo de la cama de Tasi.

De repente Alexia se sentó en su cama y se echó a llorar. Tasi la miró con los ojos muy abiertos sin saber qué hacer.

-¡Es que todo me sale mal! -decía Alexia mientras lloraba.

¿Por qué dices eso? -preguntó Tasi, muy sorprendido. Y es que a él le parecía que a las niñas de ocho años casi todo les salía bien.

-¡Pues porque soy muy bajita! ¡Y en gimnasia los capitanes de baloncesto no me quieren en sus equipos! Me dejan esperando hasta el final mientras eligen a todos los más altos. ¡A mí me llaman “enanita”!

Tasi miró a su hermana con pena. Es terrible cuando los demás niños se burlan de ti…

-A mí tampoco me ha ido bien el día… -Tasi suspiró-. Me han dicho que hablo como un bebé. Y solo porque no me salen bien todas las palabras. No he sabido decir “picsa”.

-¿Eh? ¿Qué no has sabido decir? -preguntó Alex, con los ojos aún llenos de lágrimas.

-¡Lo que comemos en casa cuando no hay cole, la cosa redonda que sale del horno, con tomate y queso! -dijo Tasi, nervioso.

-¡Ah!… Pizza. Sí, esa palabra siempre te cuesta. Pero, ¿por qué hablabais de eso?

-La seño nos ha preguntado nuestras comidas preferidas. Y también he dicho “cor..corque…corqueta”.

Alexia sonrió.

-Croqueta, Tasi.

-Pues todos se han reído de mí -continuó Tasi sentándose en la cama de su hermana-. La seño les ha dicho que pararan, pero no han parado.

Luis Gafín me ha perseguido por el patio diciendo: “¡Bebé, bebé, hablas como un bebé!”

Tasi se puso rojo al recordarlo. Alexia se secó las lágrimas y rodeó a su hermano con los brazos.

-Yo te ayudaré, Tasi. Pronto hablarás bien, ya verás. Si quieres, jugamos al juego de decir palabras difíciles. Yo empiezo: pár-pa-do… Me-lo-co-tón…

Alexia se sabía un montón de palabras difíciles, y los hermanos jugaron un rato hasta que mamá asomó la cabeza por la puerta para recordarles que hacía ya rato que deberían estar dormidos.

-Bueno, Tasi -bostezó Alexia-, ya casi sabes decir “melocotón”  y “párpado”. Ahora toca dormir. Si quieres, nos metemos en una nube, cerramos los ojos y soñamos que estamos flotando en el cielo…

Y como estaban cansados, se durmieron enseguida… pero aquí no se termina esta historia, no, sino que justamente acaba de empezar…

¿Qué ocurrió esa noche? ¿Dónde se esconde el mejor tesoro del mundo?

PARA AYUDAR A TU HIJO A TENER UNA BUENA AUTOESTIMA

  1. Dedícale un tiempo solo para él o ella.
  2. Asegúrate de que pueda dar lo mejor de sí mismo en casa.
  3. Enséñale a entrenar su cerebro en positivo.
  4. Enséñale a no compararse tanto con los demás.
  5. ¡Desarrollar una buena autoestima no implica proteger siempre al niño de las emociones negativas!
  6. Ayuda al niño a conocerse.
  7. Dale herramientas concretas para mejorar sus habilidades sociales.
  8. Muéstrale la importancia de la compasión.
  9. Las emociones se contagian como un virus.
  10. Invítale a salir de su zona de confort.
Anuncios

3 comentarios en “LOS ATREVIDOS EN BUSCA DEL TESORO

  1. Gracias por este nuevo libro, es importante enseñar a los más pequeños a gestionar sus emociones, se lo regalaré a una amiga para su hija de 6 años, gracias. Yo sin saber muy bien esto de las emociones lo hice con mi hijo y el resultado ha sido maravilloso, es un chico de 25 años, que ha sabido gestionar sus emociones desde pequeño, quizás fue el cambio que hice en su educación, hice todo lo contrario de lo que me enseñaron a mí. Elsa Punset es una gran escritora..

    Me gusta

  2. Pingback: LOS ATREVIDOS EN BUSCA DEL TESORO — biblioterapeuta | Paula García Pérez (Coach y Terapeuta Holística- Integral)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s