RATONES, DRAGONES Y SERES HUMANOS AUTÉNTICOS

Un ser humano auténtico es una persona verdaderamente libre para tomar decisiones, independiente de las presiones de los demás, y absolutamente respetuosa y comprensiva con ellos.

Este es un libro escrito pensando en ti, en una persona como tú. Con tus mismas inseguridades, momentos de angustia o de ira, cuando aparecen dificultades en tus relaciones con otras personas.

No te prometo que siempre consigas lo que deseas, ni que seas feliz. No te presento la solución a todos tus problemas. Pero te aseguro que vivirás mucho mejor y tendrás unas relaciones sociales mucho más agradables y exitosas. Además, por encima de todo, disfrutarás de sentirte una persona dueña de ti, segura, fuerte y asertiva. Aprenderás a usar siempre tu libertad para tomar decisiones y ser responsable de las mismas. Igual que el apellido va siempre unido al nombre, así la responsabilidad va unida a la libertad.

41+or-drihL._SX351_BO1,204,203,200_.jpgSi sigues las instrucciones con cuidado e interés, descubrirás que unas fuerzas nuevas aparecen dentro de ti. Comprobarás que estas fuerzas aumentan poco a poco a medida que vayas practicando. Ten siempre en cuenta que tus nuevas fuerzas no debes utilizarlas para hacer daño a nadie. Cuando encuentres el secreto de tus fuerzas, comprobarás que si las pones contra los demás “desaparecen” y te conviertes en un “vulgar dragón”.

Cuando vayas “aprendiendo” a caminar entre la defensa y el ejercicio de tus derechos, y el respeto a los derechos ajenos… te habrás convertido en un auténtico ser humano.

RATONES Y DRAGONES

Los ratones son animales simpáticos, pequeños, delicados, suaves… Si nadie se mete con ellos y en la vida les va bien… corretean, buscan comida, juegan entre ellos… Sin embargo, como por su pequeño tamaño no son muy fuertes, cuando se encuentran con algún problema… una tormenta, un enemigo que se aproxima, otro ratón que les disputa la comida… Entonces se muestran cobardes: se quedan callados, se esconden, huyen…

Reflexiona un momento, ¿cuándo te comportaste como un ratón? ¿recuerdas cómo te sentiste? ¿Te hubiera gustado reaccionar de otra manera? Si piensas que no… No sigas leyendo. De lo contrario ¡sigue adelante!

Los dragones son otra clase de animales: grandes, muy fuertes y poderosos. A diferencia de los ratones, los dragones son fieros y bravucones, por eso cuando tiene algún problema con otro animal, sea este grande o pequeño se enfrentan a él: dan manotazos, empujan y pisotean. Destruyen sus propiedades, gritan ensordecedoramente y abrasan con el fuego de su boca. Los dragones van por la vida avasallando al resto de los animales. Y, por lo general, abusan de los más débiles e indefensos.

Quizás, en alguna ocasión, tú te has comportado como un dragón con tus familiares, amigos o desconocidos. Recuerda una situación concreta, ¿cómo te sentiste actuando como un dragón? ¿Cómo crees que se sienten los demás cuando te comportas con ellas como un dragón?

Naturalmente, no siempre las personas se comportan como ratón o dragón. En muchas ocasiones las personas son honradas, sinceras, cordiales, amables, responsables, afectuosas… ¿Te gustaría aprender a ser tú mismo un ser humano auténtico?

LOS SERES HUMANOS AUTÉNTICOS

Los seres humanos auténticos son personas fuertes y poderosas. Es posible que aún no lo sepas, pero tú eres una persona con un enorme poder, que puede desarrollar una tremenda fuerza. Evidentemente puedes pensar que esto no es cierto, ya que quizás no seas una persona demasiado alta o cachas, puede que no seas la más rápido o que te canses con facilidad. ¿Cuál es, entonces, tu fuerza? ¿Dónde está tu poder para enfrentarte a las dificultades con los demás?

Tu verdadera fuerza y tu poder, consiste en tu capacidad para dirigir tu propia vida. Todas las personas poseen este poder de manera innata, incluido tú; y lo que es más importante, ¡nadie te lo puede quitar!

¿En qué consiste ese poder? En la capacidad de tomar decisiones personales. Habrás escuchado decir que los seres humanos son seres libres, y es posible que no entiendas cómo se puede ser libre y tener que estudiar o trabajar aunque uno no quiera, tener que comer alimentos sanos en vez de dulces y pizzas… ¿Qué otras cosas tienes que hacer porque lo sientes como una obligación?

Ahora piensa, ¿qué cosas te gustaría poder hacer o decir y que normalmente no haces o dices?

En general no siempre puedes hacer lo que te gustaría, entonces, ¿dónde está la libertad? Verás, quizás todo empieza con un malentendido… Los seres humanos no siempre somos libres para actuar, solo algunas veces, pero siempre SIEMPRE SOMOS LIBRES PARA TOMAR DECISIONES.

Cuando haces lo que te apetece o te da la gana, no estás usando tu fuerza. Cuando haces lo que los demás te dicen para parecer más majo, más inteligente o mejor persona, tampoco estás usando tu poder. En cambio, cuando piensas sobre las diferentes alternativas posibles para una determinada situación y eliges hacer lo que necesitas hacer, estás usando y desarrollando tus fuerzas. Solamente en ese caso estás actuando como una persona asertiva y responsable.

YO DECIDO

  1. Date cuenta de cuando hablas con alguien y le cuentas todo lo que “tienes” que hacer.

  2. ¿Cómo te sientes al decir tantas veces “tengo que…”?

  3. Prueba la próxima vez a decir “Yo decido…” en lugar de “Tengo que…”

  4. Observa cómo te sientes ahora.

Seguramente descubrirás que te sientes mucho mejor, más dueño de ti mismo, cuando dices “yo decido…”. Esto ocurre porque estás tomando tus propias decisiones. Esto es: actúas de una manera asertiva y responsable.

Desde mi punto de vista, jugar diferentes roles no es ni bueno ni malo. A veces es necesario jugar el rol de ratón y, otras veces, el rol de dragón. Por otra parte no estoy segura de que sea el dragón el que abuse del ratón o si es el ratón el que se deja abusar. ¿Para qué poner toda la responsabilidad en el otro? ¿Cuántas veces has utilizado tu rol de ratón para evadir responsabilidades, para manipular a los demás? ¿Cómo crees que se sienten los demás entonces? Claro que, esta forma de manipulación es tan sutil que la mayor parte de las veces pasa desapercibida…

Si nada es bueno y nada es malo, la idea es que tomes conciencia de tu forma de actuar para elegir como responder ante las diferentes situaciones. Y bien digo, responder, y no reaccionar. El problema no es el de responder de vez en cuando utilizando diferentes roles: ratón o dragón, según necesites; el problema consiste en estar condenado a reaccionar siempre de la misma manera porque no sabes que puedes elegir hacer las cosas de otra manera. Este es para mí el quid de la cuestión: saber responder. Saber tomar la decisión que necesites en cada momento (aunque los resultados no sean los que esperas). Y esto sí que lo tengo claro, esto solamente puedes hacerlo si eres un auténtico ser humano.

Anuncios

3 comentarios en “RATONES, DRAGONES Y SERES HUMANOS AUTÉNTICOS

  1. Pingback: RATONES, DRAGONES Y SERES HUMANOS AUTÉNTICOS — biblioterapeuta | Paula García Pérez (Coach y Terapeuta Holística- Integral)

  2. Excelente artículo!
    Estoy encantada de haber encontrado esta página web!
    Es un espacio nutritivo para el cuerpo, la mente y el alma. Un espacio en el que se aprende mucho y se disfruta más…
    Muchas gracias.

    Pilar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s