EL CRUDIVORISMO PUEDE SALVAR TU VIDA

51dd2mi8ayl-_sx325_bo1204203200_Hoy estás de suerte. Hoy vas a conocer maravillosos secretos de la naturaleza; conociendo a la naturaleza te conocerás un poco más a ti mismo, y conociéndote a ti mismo, conociendo los principios biológicos que rigen tu salud y tu vida, habrás dado el primer paso para librarte de tus achaques, dudas y temores.

Hoy estás de suerte, porque vas a conocer el sistema de purificación de tu cuerpo y espíritu con una dieta no-tóxica ortotrófica. Vas a conocer el sistema de curación de la Naturaleza y el modo de potenciarlo alimentándote y ayunando. Este es el verdadero y único camino hacia una salud superior. ¿Deseas aprender a controlar tu salud y prolongar tu vida? Descubre por ti mismo que hay un sistema de curación que funciona: dejar actuar a la Naturaleza.

El higienismo es una filosofía pura. Es la filosofía de la vida: ¿Y qué es la vida sino la naturaleza en acción? Que nadie intente encontrar el higienismo en estas letras impresas. El higienismo es puramente vivencial y solo viviéndolo nos realiza. Míralo tú mismo, cada página de El crudivorismo puede salvar tu vida está llena de conocimiento práctico y fácil de entender que puedes empezar a utilizar ahora mismo.

Aprende a librarte de tus trastornos de salud conociendo a tus enemigos (comestibles y emociones negativas), que están agotando la energía de tu cuerpo, que están arruinando tu salud y tu vida. (Emociones negativas es un término que utiliza Marc Ams. Yo no creo que ninguna emoción sea negativa, y sí creo que las emociones mal gestionadas pueden hacernos daño). Aunque te advierto una cosa: Ningún sistema puede curar enfermedades. Solamente la naturaleza cura. Grábate esto en tu conciencia: SOLAMENTE LA NATURALEZA CURA.

En realidad nosotros creamos nuestras propias enfermedades. Tienes que comprender cuál es la verdadera causa de la enfermedad, y por qué ésta no debe ser buscada fuera sino en nosotros mismos.

Todos tenemos que tener fuerza vital para mantenernos vivos. En el momento en que la energía vital se debilita, las funciones orgánicas se vuelven lentas. Cuando la eliminación de toxinas se va deteniendo, la intoxicación de las células y el medio que las rodea empieza: toxemia. Cuando el nivel de toxemia que el organismo tolera sobrepasa cierto punto se produce una crisis depurativa; es lo que llamamos enfermedad aguda, un intento saludable por parte del organismo para eliminar las toxinas indebidamente retenidas. Pero generalmente, estos signos de reacción depuradora son mal interpretados, empeñándonos en luchar contra ellos, lo que debilita aun más la energía vital.

Cuando esta situación se repite, enmascarando los síntomas y reprimiéndolos por la acción de los medicamentos (sintéticos o naturales), aparece la enfermedad crónica. ¿Cómo puede evitarse esto? Sencillamente, dejando de reprimir las crisis depurativas y adoptando un programa de vida sana. El buen higienista entiende la naturaleza de estas crisis, por lo que no se desanima ni maldice su suerte, ni duda sobre la inteligencia de su naturaleza interior.

LOS 7 PASOS EN EL SISTEMA DE PURIFICACIÓN Y REGENERACIÓN HIGIENISTA

  1. Los comestibles asesinos son tus enemigos. Evita el consumo de comestibles y bebidas que obstruyen y echan desperdicios tóxicos en el sistema de conductos, en los órganos del cuerpo y en cada una de las células: azúcar refinada; sal; salsas; cereales refinados; fritos; preparados en microondas; aguas de grifo, pozo, minerales; ahumados; carne de cerdo, embutidos y charcutería, carnes rojas; imitaciones de carne a base de soja; marisco; grasas saturadas; pescados azules; café (descafeinado también), té; chocolate; leche condensada, evaporada o en polvo; conservas; bebidas envasadas. Además, otros productos tóxicos para el organismo: insecticidas en spray; papel higiénico; lejías; pastas dentífricas que contengan fluor; talco; envases de plástico; desodorantes, utensilios de teflón, aluminio, la automedicación…
  2. Dieta disociada para una perfecta nutrición ortotrófica. Ya sabes cuáles son tus enemigos. Pero esto por sí solo no es suficiente si el mejor de los alimentos sufre una digestión alterada, un proceso de putrefacción o fermentación, que en lugar de nutrirnos nos envenena. Pocos consejos son más nocivos que aquel tan difundido que invita a mezclar todo tipo de alimentos en la misma comida so pretexto de una buena nutrición basada en una gran variedad de nutrientes. Ciertamente una buena dieta consiste en una gran variedad de alimentos, pero no forzosamente en la misma comida. Cuando llevas un tiempo comiendo compatiblemente te encuentras mucho más ligero, ágil y alegre. “No existe enfermo con buena digestión ni hombre sano con mala digestión” ¿Cuáles son los alimentos compatibles y cuáles incompatibles?
  3. Necesitas comprender tu cuerpo. Tú debes saber cómo te sientes y hacer un balance funcional de tu naturaleza interior. Limítate a crear las condiciones para que el cuerpo sane por sí mismo. Lo que buscamos no es reprimir ningún síntoma sino regenerar el organismo.

Antes de iniciar la maravillosa experiencia de la vida higienista tienes que sopesar y anotar todas las molestias y trastornos que con tu dieta anterior has sufrido durante toda tu vida. Esto te servirá para que al cabo de unos meses puedas comprobar cómo va mejorando tu salud. Tú mismo debes hacerte las preguntas que consideres oportunas: ¿Cómo es tu piel? ¿Tienes un calor uniforme en todo el cuerpo o sufres de pies o manos frías? ¿Cómo tienes la tensión? ¿Tu respiración es buena? ¿Tienes un apetito sano? ¿Duermes bien? ¿Vas estreñido al baño?

  1. Respira por tus pulmones y tu piel. Quien sabe respirar sabe estar en comunicación con la energía del universo. Debes de comprender la importancia de respirar profundamente porque el oxígeno es nuestro alimento invisible. Respirar bien es igual que ayunar, porque ayuda a remover los venenos del cuerpo y a eliminarlos del mismo. Cuanto mayor contacto tengas con el aire mucho mejor. Al acostarte y al levantarte estate unos minutos desnudo y eso beneficiará a tu piel, y antes de dormir practica durante unos minutos unas cuantas respiraciones profundas, lentas y relajantes. Respira con tu vientre, deja que tu vientre se mueva.

Aprende a bostezar porque es el ejercicio más natural y fisiológico para nuestros pulmones, lo que ocurre es que lo hemos reprimido por culpa de falsos convencionalismos sociales. Aprovecha cuando estás en el campo, especialmente por la mañana temprano.

Para ayudar a la oxigenación de tus células consume alimentos crudos ricos en hierro orgánico, clorofila y pigmentos vegetales, vitamina E y ácido láctico natural. Estos valiosos elementos los encontrarás en la remolacha roja, jugo de hierba de trigo germinado, perejil, aceite de germen de trigo, vegetales bien verdes, rojos o color naranja y jugo de col fermentada.

  1. ¡Alcalinízate!. El oxígeno es un gran alcalinizante, de modo que nada mejor que una buena respiración para combatir la acidosis. Una de las constantes vitales más importantes para nuestra salud es la de nuestra alcalinidad (un pH entre 7,22 y 7,80). Cuando se rompe este margen se inhiben fácilmente las reacciones enzimáticas esenciales, lo que conlleva a la muerte. La dieta hiperproteica, así como los alimentos ricos en fósforo y purinas (carnes, pescados, mariscos, quesos duros, café, té, cacao, mate) y la sal aditiva, son los acidificantes más directos. Loa ácidos resultantes de estos comestibles conducen a una acidemia relativa de la sangre y después del organismo, con el agravante de que para su metabolización, neutralización y eliminación roban importantes minerales alcalinos (calcio, potasio, magnesio, sodio…), lo que aumenta la predisposión a alergias, infecciones e inflamaciones. Los alimentos que producen en nuestro organismo mayor cantidad de materias alcalinas son las siguientes: frutas dulces y ácidas, hojas verdes, solanáceas, ciertos bulbos y raíces y los germinados. Respeta la proporción de un 75% de alimento crudo y alcalino por un 25% de cocinado como máximo en una dieta standard, comiendo siempre doble cantidad de ensalada que de plato elaborado.
  1. No tengas miedo a enfrentarte a la toxemia. Cuando la dieta no tóxica y el ayuno empiezan a trabajar dentro de tu cuerpo, van a remover viejos venenos tóxicos… ¡Y tienes muchos! (casi todo el mundo lleva de tres a siete kilos de venenos tóxicos sedimentados en lo más profundo de sus cuerpos todo el tiempo). Estos venenos tóxicos, al ser puestos en circulación, pueden ocasionarte molestias como el dolor de cabeza o el insomnio o tal vez la tensión baja, y crisis de eliminación en forma de mucosidades, catarros, diarreas, erupciones… No te preocupes, tú no eres la excepción que confirma la regla, así que cuando empieces a tener crisis depurativas, recuerda que no es que tú no estés sano, sino que es precisamente tu fuerza interior la que está empezando a trabajar para alcanzar la verdadera salud. Todas las crisis depurativas auténticas se caracterizan por una aceleración de todos los procesos de eliminación: siempre hay algo que es eliminado, sea en forma de diarrea, erupción, pus, mucosidad… Y además nunca hay destrucción de tejidos, al menos de un modo irreversible. Esto es una actuación de compensación de todos los daños que ha sufrido tu organismo durante muchos años, esto es la fuerza vital que se está afirmando en ti mismo.
  2. El día especial de la salud. Todo el mundo sabe que existe un placer en el comer, pero no todo el mundo sabe que también existe un placer en el no comer ¡tienes que descubrirlo! En estos días se ayuna, o como máximo, solo se come frutas frescas. Es un día de monodieta así que solo puedes tomar una sola variedad de fruta durante todo el día, y no puedes ingerir nada más. Por ejemplo en verano puedes hacer monodieta de melón o sandía y en invierno con naranjas o pomelos, o bien agua destilada con miel y limón. En la primavera las cerezas son las que se llevan la palma y en otoño, la reina indiscutible es la uva y después la manzana. En realidad puedes hacerlo con cualquier fruta de estación. Una cosa: cuanto más rica es una fruta en ácido ascórbico y cítrico tanto más depurativa y revulsiva resulta, por esto, la piña, que es la fruta con más vitamina C y la más rica en ácido cítrico entre las que podemos consumir en gran cantidad es más depurativa y revulsiva que otras. El ayuno es el arma secreta y maestra de la curación de la naturaleza. Cuando te introduces en la dieta higienista es mejor que tu día especial de salud semanal lo hagas con monodieta de frutas hasta que hayas adquirido más confianza y experiencia como para hacer un ayuno de 24 horas. Esto es así porque cuando estás muy intoxicado, el ayuno te hace sentir muy mal, así que hasta que no te has librado de una gran parte de tus toxinas quizás sea más recomendable y llevadero las monodietas de frutas. Si vas a ayunar, recuerda que la última cena del día anterior, y el desayuno primero 48 horas después, han de ser compuestos únicamente por alimentos totalmente crudos y amucosos.

Sea cual sea el nombre de tu afección nada puede ayudar a tu fuerza vital salvo el descanso, las horas de sueño y la perfecta nutrición no-tóxica. Por un lado, el ayuno permite que toda la energía habitualmente gastada en la digestión sea dedicada a la eliminación de toxinas y la revitalización, a condición de que éste sea acompañado del suficiente reposo y no de un estrés o esfuerzo de ningún tipo. Por otro, el alimento crudo te permite economizar una gran cantidad de energía vital que malgastarás si lo consumes cocinado. Los baños de sol despertarán la naturaleza que hay en tu interior. La supresión de medicamentos puramente sintomáticos dejará a la energía vital libre para actuar sin ningún tipo de represión. Los baños y duchas muy fríos y muy calientes también deben ser suprimidos, y en general todo lo que suponga algún tipo de esfuerzo o situación violenta para el organismo. La gestión de las emociones es una condición absolutamente necesaria para el restablecimiento de la salud y la paz interior.

Hoy puede ser tu día de suerte porque puedes decidir si emprendes o no una nueva vida.

Anuncios

4 comentarios en “EL CRUDIVORISMO PUEDE SALVAR TU VIDA

  1. Pingback: INTELIGENCIA DIGESTIVA | biblioterapeuta

  2. Pingback: LA ENZIMA PARA REJUVENECER | biblioterapeuta

  3. 🙂

    Muy motivante tu redacción y hay demasiadas información que no sabía que me has aclarado, esta maravilloso..
    te quería devolver el tiempo que dedicaste, con unas infinitas gracias, por enseñarle a
    personas como yo jujuju.

    Besos, saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s