POR QUÉ LOS ANIMALES NO SUFREN INFARTO Y LOS HOMBRES SI

matthias-rath-por_que_los_animales_no_sufren_infarto1La “epidemia” más devastadora sobre la tierra está formada por infartos cardíacos, apoplejías y otras enfermedades cardiovasculares que ya han provocado la muerte de millones de personas. Hoy sabemos que esta “epidemia cardiovascular” no es una enfermedad en sentido estricto, sino simplemente la consecuencia de una deficiencia permanente en nuestro organismo de vitaminas y otros nutrientes esenciales. Hoy también sabemos que se puede evitar.

Esta obra ofrece una nueva visión de los conceptos de enfermedad y salud, de tal forma que cada uno de nosotros puede asumir la responsabilidad de cuidar su propio cuerpo y su propia salud.

Los animales no sufren infartos cardíacos porque su cuerpo produce vitamina C, como protección para las paredes de los vasos sanguíneos. En el caso del hombre, que no es capaz de fabricar su propia vitamina C, una falta de vitaminas en la dieta produce el debilitamiento de las paredes de los vasos sanguíneos. Las enfermedades cardiovasculares son una fase precoz del escorbuto. Los estudios clínicos demuestran que una ingestión diaria adecuada de vitaminas y otros elementos vitales permite frenar y revertir de forma natural las enfermedades coronarias.

Una vez que la pared arterial se debilita por la falta de vitaminas, millones de partí- culas grasas (lipoproteínas) se depositan en ella mediante una especie de ”cinta adhesiva” biológica, lo cual puede desembocar en arteriosclerosis, infartos cardíacos y apoplejías. Esta sedimentación puede ser evitada y reducida en gran parte por medio de un ”teflón” natural que neutraliza dichas propiedades adhesivas. Los principales productores de ”teflón” son los aminoácidos lisina y prolina, cuyo efecto puede ser aumentado combinándolos con otras vitaminas. La vitamina C redunda en beneficio de la producción de colágeno y otras moléculas fortalecedoras. Estabiliza las paredes arteriales y, de este modo, previene la formación de placas arterioscleróticas, los infartos cardíacos y las apoplejías.

El déficit crónico de vitaminas – y no un alto nivel de colesterol – es la principal causa de la propagación epidémica de las enfermedades cardiovasculares.

Sólo en los Estados Unidos, la facturación anual de fármacos cardiovasculares asciende a más de cien mil millones de dólares. Sin embargo, lo único que hacen estos fármacos -incluidos, entre otros, los betabloqueantes, los inhibidores ACE, los bloqueantes del calcio y los medicamentos que reducen el nivel de colesterol- es aliviar los síntomas; no se dirigen contra la causa celular que origina la enfermedad.

CÓMO LOGRAR UNA SALUD CARDIOVASCULAR NATURAL GRACIAS AL PROGRAMA DE 10 PASOS DEL DR. RATH

  1. Conoce la función de tu sistema cardiovascular. ¿Sabías que la longitud total de sus vasos sanguíneos es de 100.000 kilómetros y que, por tanto, se trata del mayor órgano de su cuerpo? ¿Sabías que su corazón bombea 100.000 veces al día y que, por tanto, es el órgano que más trabaja? La optimización de tu salud cardiovascular redunda en beneficio de todo tu cuerpo y tu estado físico general. De esta forma, conseguirás alargar tu vida ya que tu cuerpo tiene la misma edad que tu aparato cardiovascular.
  2. Fortalece las paredes de tus vasos sanguíneos. El debilitamiento de los vasos sanguíneos y el deterioro de las paredes arteriales son las principales causas de las enfermedades cardiovasculares. La vitamina C es el ”cemento” de las paredes arteriales y las fortalece. Los animales no sufren infartos porque la cantidad de vitamina C que produce su hígado es suficiente para proteger sus vasos sanguíneos. Nosotros, al contrario, desarrollamos placas que provocan infartos cardíacos y apoplejías porque nuestro organismo no puede producir vitamina C y nuestra nutrición suele ser pobre en vitaminas.
  3. Elimina las placas depositadas en tus arterias sin intervención quirúrgica. En la parte interior de las paredes arteriales se depositan colesterol y partículas grasas mediante una especie de cinta adhesiva biológica. Las sustancias tipo ”teflón” pueden prevenir este proceso adhesivo. Los aminoácidos lisina y prolina son sustancias ”teflón” naturales. Junto con la vitamina C contribuyen a eliminar de una manera natural las placas depositadas.
  4. Disminuye la presión de tus paredes arteriales. La formación de placas y la excesiva contracción de las paredes arteriales son las causas de la hipertensión. Una alimentación rica en magnesio (antagonista natural del calcio) y vitamina C reduce la presión de las paredes arteriales y disminuye la hipertensión. El aminoácido natural arginina sirve para este mismo fin.
  1. Optimiza las prestaciones de tu corazón. El corazón es el motor de nuestro aparato cardiovascular. Tal y como sucede con el motor de tu coche, millones de células en los músculos precisan de combustible para poder garantizar un rendimiento pleno. Entre los combustibles naturales figuran la carnitina, el coenzima Q-10, las vitaminas B y otros muchos componentes y oligoelementos. La adición de estos nutrientes esenciales optimizará la función de bombeo y el ritmo del corazón.
  2. Evita que tus vasos sanguíneos se oxiden. El óxido biológico deteriora el aparato cardiovascular y acelera el proceso de envejecimiento. La vitamina C, la vitamina E, el betacaroteno y el selenio son los principales antioxidantes naturales. Al añadir estos antioxidantes a su alimentación protegerá tu aparato cardiovascular de forma significativa contra la oxidación. No obstante, lo más importante es dejar de fumar, dado que el humo del tabaco favorece la oxidación biológica de los vasos sanguíneos.
  3. Haz ejercicio con regularidad. El ejercicio físico es una condición sine qua non en el camino hacia la obtención de una óptima salud cardiovascular. Lo ideal es hacer ejercicio de forma suave pero asidua, como caminar o montar en bicicleta, y la ventaja es que estos deportes pueden ser practicados por todos.
  4. Cuida tu dieta. La dieta de nuestros antepasados, milenios atrás, era rica en alimentos vegetales y contenía muchas fibras y vitaminas. Esta opción alimenticia sentó las bases para el metabolismo de nuestro organismo. Por todo ello, una dieta rica en verduras y frutas y pobre en grasas y azúcares mejorará la salud de tu aparato cardiovascular.
  5. Relájate con regularidad. El estrés físico y emocional son factores de riesgo para el corazón y los vasos sanguíneos. Fija horas y días de descanso de la misma manera que planificas tus citas. También es importante saber que la producción de la hormona del estrés, la adrenalina, consume las vitaminas almacenadas en tu cuerpo. La exposición prolongada al estrés físico o emocional agota las reservas de vitamina C y por eso necesitas añadir suplementos vitamínicos a su dieta.
  6. Comienza ahora mismo. La solidificación de las paredes arteriales no es un problema exclusivo de la gente mayor sino que ya se manifiesta en edades tempranas. Los estudios científicos han demostrado que los primeros indicios de arteriosclerosis pueden remontarse a la adolescencia. Comienza ahora mismo a proteger tu sistema cardiovascular. Cuanto antes empieces, más años te quedarán por vivir.

Todos nosotros debemos apostar por un mundo en el que la salud, la paz y la justicia social sean la regla y no la excepción. Este libro nos acerca más a este objetivo.

*Biblioterapeuta es un blog que hace más accesible el contenido de libros sobre salud y desarrollo personal. Consulta con tu especialista sobre la intención de iniciar el programa del Dr. Rath.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s