EL SANTO, EL SURFISTA Y EL EJECUTIVO. ¿CÓMO PUEDO SERVIR HOY AL MUNDO? (3)

91wVzoMvN3L.pngTodo en la  vida implica opciones ¿Cuántas personas están atrapadas en sus hábitos cotidianos? ¿Cuántas están algo perplejas, algo asustadas y algo indiferentes? Para tener una vida mejor tienes que estar eligiendo siempre cómo vivir. La grandeza proviene de reconocer que tu potencial solo está limitado por cómo eliges, cómo usas tú libertad, cuán resulto eres y cuán persistente; en una palabra: actitud. ¡Tienes la libertad de escoger tu actitud!.

Tú eres la causa de todo en tu vida. ¡Sí, lo eres! Pregúntate: ¿Lo que estoy haciendo en este momento es el mejor modo de usar mi tiempo y mis talentos?. Recupera la custodia de tu vida. ¡Hazte responsable de tu vida! ¡¿Si no es ahora cuando?!  No puedes seguir eludiendo tu grandeza.

¿Cómo vivir una vida provechosa? ¿cómo pasar de la simple lucha por el éxito a la creación de un significado perdurable? ¿cómo manifestar los deseos de tu corazón en la dimensión física mientras construyes plenitud en la dimensión psíquica? ¿cómo concretar tu potencial en tu carrera y crecer hacia la grandeza?  ¿por qué es importante la creación de valor? ¿por qué el objetivo principal en el mundo empresarial es servir desinteresadamente? Con el ejecutivo aprenderás cómo ser un líder en el planeta, no sólo en términos de tu carrera sino también en términos de tu vida. ¿Preparad@?

EL EJECUTIVO ¿HE SIDO DE GRAN UTILIDAD?

  1. Promoción de la responsabilidad personal. Consiste en mantener los compromisos que has hecho contigo mismo. ¡Haz lo que dijiste que harías! Si no te haces cargo de tu vida y actúas, tu vida actuará por ti.
  2. Preocúpate genuinamente por las personas. Haz por ellas algo inesperado y entregarles algo de ti mismo. Aprende a estar auténticamente con las personas de tu vida y construye relaciones extraordinarias con ellas. Libérate de tus protecciones y entrégate verdaderamente a los demás. Las grandes vidas se construyen sobre grandes relaciones. Todo empieza con la confianza. Si hay confianza, tus servicios se venderán solos. ¿Tan importante es la confianza? ¡Las personas hacen negocios con quienes tienen confianza! ¿Sabes que tienes una cuenta corriente de confianza con cada persona de tu vida? Cada vez que interactúas con alguien estás haciendo depósitos en esa cuenta o efectuando retiros. Cada que vez que alguien se topa contigo en tu camino, cuando conozcas a alguien, concédete un segundo y recuerda honrar la bondad que hay en esa persona. Concéntrate en valorar la magnífica criatura qué es. Esto afectará profundamente en la manera cómo te responda y te sentirás más satisfecho en tu trabajo y en tu vida en general.
  3. El amor como estrategia de negocios. ¿Eres la persona más bondadosa que conoces? Trata de adoptar este valor y observa qué sucede ¿Sabías que una de las curas más poderosas que los psiquiatras recetan a los ejecutivos que acuden a ellos, aquejados de depresión, es una dosis diaria de amistad? Recomiendan que salgan, busquen amigos y se ocupen del bienestar de otras personas; que se rían y que compartan historias con las personas con quienes trabajan y viven; que abran el corazón a los demás. Ocúpate de profundizar mucho más tus relaciones que de cerrar la venta y las ventas se cerrarán automáticamente. En realidad, el éxito en los negocios sólo es asunto de conexiones humanas, los lazos que se vinculan de persona a persona… ¡Ah, por cierto! Ser amable no es ceder ante los demás, ni dejar que te pasen por encima. Si te amas a ti mismo no dejarás que eso suceda, eres tú quien enseña a la gente cómo tratarte. Si alguien no te respeta quiere decir que has permitido que eso suceda.
  4. Mejora tus habilidades comunicativas. Una vida grande es una serie de grandes conversaciones. El éxito en los negocios proviene de comunicaciones sustanciosas con nuestros colegas, clientes y posibles clientes. Y el éxito interior, el éxito como ser humano, implica en muchos sentidos, nada menos, que una conversación y conexión continua con tu mejor persona. Si pierdes esa conversación te pierdes ¡Hay tanta gente divorciada de sí misma!.
  5. Crea valor para otros y en beneficio de un bien mayor. Pregúntate siempre: ¿Cómo puedo agregar valor a esta persona? ¿Cómo puedo servir hoy al mundo? Como recompensa tendrás una extraordinaria abundancia. Algunas personas están muy equivocadas, el propósito de la vida no es ser feliz sino ser más valioso, más afectuoso, más amable. La meta no es ganar dinero, es ganar sentido gracias al producto o servicio que tú ofreces. ¡El dinero es importante, por supuesto!, pero no es el motor primario si estás buscando verdadero éxito. No se trata de un idealismo ¡sé cómo funciona el mundo! Cuanto más valor crees en el mundo más dinero acudirá a tu vida. El dinero no tiene valor por sí mismo, solo tiene valor cuando entregas tu valor. Una última aclaración: Dar con la intención de recibir no es dar es comerciar y la gente se da cuenta. Los mejores líderes son líderes con vocación de servicio.
  6. Para que ganes nadie necesita perder. Desde niños nos han enseñado a competir por recursos escasos, nos han dicho que debemos ser los primeros de la clase y los mejores en los deportes que practicamos. Constantemente nos compararon con otros y esto creó una mentalidad de escasez. Así que empezamos a pensar que el mundo es un lugar con recursos limitados. ¡No es verdad!. Esta forma de pensar origina miedos y mientras más intentas atesorar, más alejas la abundancia. Recuerda que tu forma de pensar determina tu realidad. Temer la competencia nos hace desconfiar de los demás. Tener miedo a perder inhibe nuestra creatividad, limita las posibilidades de nuestra vida, crea enormes cantidades de presión y nos provoca tensión en el cuerpo. Confía y relájate…  el universo su lugar amistoso. Céntrate en ser el mejor tú que puedes ser.
  7. Define tu visión. Pon nombre a lo que deseas en la vida. Mientras mayor sea la claridad, el color la emoción y la definición de la meta que te representas imaginariamente en tu interior, mayores son las posibilidades de que se concrete en tu mundo exterior. Será más útil que lo plasmes en un papel.
  8. Desarrolla tu estrategia. Tu estrategia es tu plan de acción para hacer realidad lo que deseas, es el puente entre tus sueños y tus actos. Se proactivo y desarrolla una estrategia semanal para saber qué harás para cerrar la brecha entre la visión y los resultados a que los que aspiras. Es mucho más fácil concretar un gran sueño si los fragmentos en segmentos manejables. Haz también el seguimiento de tu avance en términos de resultados en relación a tu visión. Dicen que lo que no se puede medir nunca será dominado, así que de esta forma, tendrás una clara conciencia de lo que va resultando y de lo que no te funciona.
  9. Establece un contrato contigo mismo. Esto te remite al primer punto, a la responsabilidad y el compromiso contigo mismo. Pon por escrito lo que planeas hacer, imprímelo y ponle un sello que lo haga más oficial. No eludas el compromiso de hacer realidad tus sueños por la ley de la intención menguante: mientras más tiempo pase después de que estableces una meta, menos probabilidad de que esta se concrete, y más probable es que acechen creencias limitantes y excusas para no alcanzar la meta. Para evitar eso busca un entrenador personal que te acompañe en el proceso o una alianza de dirección (un grupo de personas con las que te reúnes semanalmente y evalúas el nivel de compromiso que estáis cumpliendo cada uno). El éxito depende de la ejecución, de nada sirve tener una estrategia si después no la llevas a cabo.
  10. Festeja los momentos en los que has conseguido un triunfo. Es muy importante, ¡mucho!, alabar los progresos por pequeños que sean. Compártelos con los miembros de tu alianza, eso te mantendrá motivado y con energía mientras avanzas confiado en dirección a tu sueño. Habla a menudo de tus intenciones y de tus deseos y empezarás a ver oportunidades que antes no veías; formarás nuevas conexiones en la mente.

Si de verdad quieres apropiarte de este material es muy importante que lo enseñes. Te sugiero que en veinticuatro horas después de terminar la lectura de este libro “El santo, el surfista y el ejecutivo” (pincha aquí para escuchar el audiolibro completo), te sientes con alguien al que estimas y compartas con esa persona la filosofía que has aprendido. Esto te aclarará la comprensión y te ayudará a integrar estas lecciones en tu vida.

La vida no es más que una hermosa aventura y la tuya amig@ mí@ está empezando…. ¡Hoy es un día glorioso para estar vivo!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s