4 SEMANAS PARA ORDENAR TU CASA Y TU VIDA. PON EN ORDEN TU VIDA DIGITAL (3)

51STrxb7TOL._SY400_¿Tus días están llenos de #hashtags, selfies, notificaciones y correos electrónicos? ¿Te da pavor el mero hecho de pensar que puedes olvidarte el móvil en casa? ¿Pasas un mínimo de una hora diaria al teléfono? ¿Sabes dónde ha pasado las vacaciones una antigua compañera de colegio, a pesar de que hace más de 20 años que no la ves? ¿Tu mayor preocupación a la hora de programar las vacaciones es si vas a disponer de wifi? ¿Sueles ver la serie de la que todo el mundo habla en Netflix mientras consultas los correos electrónicos en la tableta?

¿No será que estás enganchado?…

Al principio parece que ésta esfera hiperconectada nos da acceso a muchos amigos, a muchas ideas y a muchas emociones agradables. El problema es que ese mucho se convierte rápidamente en nada, en un vacío inmenso. Y muy pronto el cuerpo empieza a emitir señales de batería baja en forma de fatiga, depresiones leves, periodos de estrés sin explicación, pequeñas dolencias físicas o emocionales…

Poner orden en la vida digital es uno de los hábitos que debemos adquirir si deseamos una vida más tranquila y serena; sin embargo, para ello, hay un paso previo imprescindible ¡pasar por una desintoxicación digital! ¿Te atreves?

¿CUÁL ES TU GRADO DE ADICCIÓN DIGITAL?

  1. ¿Esperas con impaciencia que respondan a tu correo electrónico y no te vas a dormir hasta que recibes el correo?
  2. ¿Una copa entre amigos después del trabajo y miras el móvil sin ni siquiera pensarlo?
  3. . ¿Tu despertar habitual se parece a música + notificaciones?
  4. ¿Consultas el correo electrónico varias veces al día?
  5. ¿Tienes cuenta en Facebook, Twitter, Instagram…?
  6. ¿Suele superar la hora de ir a dormir por culpa de las pantallas (vídeos, correo, redes sociales…?
  7. ¿Si sales a dar una vuelta y te has dejado el móvil en casa: subes la escalera de casa de cuatro en cuatro?
  8. ¿Te vas de vacaciones y le dices a tus amigos que no se preocupen que lo subirás todo a Facebook o a Instagram?
  9. ¿Un día festivo en tu casa es inmortalizar cada instante foto a foto?
  10.  ¿Si no fuera por Facebook felicitarías muy pocos cumpleaños ¡es muy difícil retener todas las fechas!?

¿Cómo lo ves? ¿Estás en la zona roja? Si eres un adicto al mundo digital ¡cuidado! porque aunque este ritmo y esta hiperconexión te parezcan positivos y emocionantes, el punto de bloqueo no está lejos. La vida profesional y la vida personal se encajan en una conexión global permanente que desdibuja las fronteras de los dos universos. Lejos de tu melodía interna y de tu yo profundo, corres el riesgo de sufrir una sobredosis. Y es que parece que lo digital ocupa todos los planos de tu vida. ¡Es necesaria una desintoxicación digital!

PRUEBA INFALIBLE

Repasa cada noche, no demasiado tarde, tu historial de navegación de Internet. Una pregunta: ¿qué recuerdas de tus paseos digitales? Normalmente, seguro que bien poco.

¡Cuánto tiempo perdido!

Ten en cuenta que 20 minutos de Facebook, 10 minutos de Twitter, 30 minutos en aplicaciones, 40 minutos en Youtube y 20 minutos en Instagram ¡suman 2 horas diarias!

¿No sería mejor que empezaras a correr tú mism@ en lugar de ver las fotos de una persona perfecta con una camiseta reflectante, nalgas de acero y rostro alegre? ¿No sería mejor que empezaras a cocinar platos deliciosos y sanos  y a beber batidos verdes en lugar de poner “me gusta” en Facebook ¿Cuándo dejarás de mirar la vida de los demás por internet? ¿Qué te pierdes en la vida por todo el tiempo que pasas frente a una pantalla?

DESINTOXICACIÓN DIGITAL

Zonas y periodos prohibidos a los dispositivos conectados:

– Una hora antes de acostarte.

– Por las noches en modo avión y fuera de tu alcance.

– Por la mañana, al despertarte y durante la hora siguiente, ¿estamos? Consultar el móvil no ¡atención NO! debe de ser jamás el primer gesto del día.

– Los domingos.

– Cuando te tomas un café con amigos.

– En la cocina mientras preparas la comida.

– En el dormitorio.

– En el cuarto de baño ¿De dónde ha salido la moda de mirar vídeos en el baño?

– Durante una cita.

PROTEGE TU REPUTACIÓN DIGITAL

¿Ya te he buscado en Google? ¿No? ¡Mentira! y si has dicho la verdad te equivocas al no hacerlo regularmente. Los algoritmos de Google son como apisonadoras que pueden poner en primer plano las cosas poco importantes, en el mejor de los casos, o cosas que uno desearía olvidar, en el peor.

Poner en orden tu vida digital significa también poner en orden la huella digital que dejas detrás de ti. Estas son algunas cosas que debes comprobar: las fotos comprometidas en las cuentas de Facebook de tus amigos, las distintas cuentas que has ido dejando caer en el olvido y con frecuencia con imágenes de perfil no demasiado convenientes, los perfiles profesionales en redes como LinkedIn: ¿Está al día toda la información? ¿La foto de perfil es reciente y sobria? ¿Has elegido la misma fotografía para las distintas redes profesionales (es lo que se aconseja)?

Si alguna información “reaparece” en las listas de los motores de búsqueda, puedes recurrir a alguna de las empresas especializadas en “borrar” (al menos aparentemente), las informaciones sobre ti que preferirías que desapareciera.

Pequeños trucos para el día a día

  1. Suprime los juegos y otras aplicaciones que llevan a caer en la tentación y se comen el tiempo.
  2. Apaga el móvil lo antes posible.
  3. En el trabajo, no dejes ninguna ventana de Internet abierta, ni siquiera minimizada.
  4. Desactiva los avisos de llegada de mensajes.
  5. Intenta no leer inmediatamente tus WhatsApp.

¿Sabías que hay aplicaciones que te pueden ayudar a desconectar? Sí, es irónico, pero a algunos les va muy bien. Investiga aplicaciones como forest u offtime.

Gestiona bien la bandeja de entrada

  1. Elimina lo antes posible el correo no deseado.
  2. Crea una dirección específica para los concursos y los juegos, las cuentas de compras por Internet….
  3. Obviamente, separa la dirección profesional de la personal.
  4. Archiva los correos en carpetas, incluso en subcarpetas.
  5. Aprende a identificar las urgencias verdaderas y no te precipites a enviar o a responder un correo.
  6. Conserva en la bandeja de entrada únicamente los correos no atendidos, así te tranquilizarás al ver de un solo vistazo qué has hecho y qué te hace falta por hacer.  Idealmente no deberías de tener más de 4 ó 5 correos esperándote en la bandeja de entrada. Deberías de haber atendido, archivado o eliminado los demás.
  7. Limita la cantidad de veces que consultas el correo tanto personal como profesional. Márcate dos momentos a lo largo de la jornada en que consultaras la bandeja de entrada, a no ser, claro está, que esperes un correo urgente. El resto del tiempo desactiva el aviso de recepción de correos. Así ya no te “pitarán” sino que estarás al mando de la situación y decidirás cuál es el momento oportuno para consultarnos. Usa y abusa del envío de mensajes automáticos que informen de tus horarios de consulta de correos y de tus momentos de desconexión, así evitarás que tus interlocutores se impacienten.
  8. Anula la suscripción a newsletters que no lees jamás, y que ya no te interesan. En la parte inferior de los correos encontrarás un vínculo para cancelar la suscripción.

Pon orden en el ordenador

Las fotografías:

  1. Para empezar pasar todas las fotografías a una única carpeta.
  2. Crea una carpeta para cada año y luego subcarpetas temáticas.
  3. Ahora da nombre todas las fotografías que contengan la subcarpeta (2016 Navidad-01, luego 2016 Navidad-02…)
  4. Cuando esté todo archivado dónde corresponde y hayas repasado los centenares, sino millares, de fotografías que tienes, plantéate las siguientes preguntas para cada una de las fotografías de cada subcarpeta: ¿Esta foto me hace sentir bien? ¿Tengo un buen recuerdo de este periodo de lo que pasó justo antes y justo después de esta imagen? ¿Realmente quiero conservar esta fotografía?
  5. Envía a la papelera de reciclaje el máximo de fotografías posible y conserva solo las esenciales (menos de 10 en cada subcarpeta).

Mis documentos:

  1. Pasa todos los archivos al disco duro del ordenador, el escritorio únicamente debe contener una carpeta “en curso” donde los documentos podrán pasar un máximo de una semana.
  2. Abre absolutamente todos los ficheros y decide si vas a conservarlos o no siguiendo el mismo proceso que es aplicado a los objetos.
  3.  Envía a la papelera todo lo que ya no te sea útil o lo que sencillamente no desees conservar. Vacía la papelera.
  4. Elimina el historial las cookies y la memoria caché del navegador de Internet.
  5. Archiva los documentos en carpetas grandes, tal y como harías en los documentos en papel, por fecha, relevancia, tema, según el archivo principal…

UNA RUTINA NUEVA

Por la mañana no vuelvas a despertarte con la alarma del móvil. Compra un despertador analógico de los de siempre, ¡fácil!. Desayuna en silencio,  sin radios, sin noticias, sin música y sin televisión. De camino al trabajo lee un libro en papel o medita, visualiza la jornada positivamente, mira el paisaje y lo que te rodea.

Durante el día, reduce las consultas en Internet. Deja de consultar el móvil durante todos tus trayectos en metro o en bus. Haz ejercicio físico tres veces a la semana.

Por la tarde/ noche, convierte las noches de sofá y peli o series en una excepción. Fíjate un máximo de dos tres noches por semana, el resto de días disfruta de un buen libro, habla con tu pareja, juega con tus hijos a algo tranquilo… Si has encendido alguna pantalla, apágala una hora antes de acostarte. Identifica las señales de sueño y acuéstate en cuanto empieces a percibirlas.

DESINTOXICACIÓN FAMILIAR

Crear un ritual familiar para marcar una separación real entre los periodos de conexión y los de desconexión. ¿Ya son las 8:30 de la noche? Todos los miembros de la familia alrededor de la caja de móviles. Apagar cada uno vuestro aparato respectivo y metedlos todos dentro. Cerrad la tapa y guardar la caja. Por la mañana os volveréis a reunir y recuperaréis los móviles. Atrévete a desenchufar el módem de casa para impedir cualquier conexión WiFi.

Estar hiperconectados suele llevarnos a vivir en un bullicio permanente además de perjudicar de forma irreversible los órganos sensoriales más frágiles del cuerpo, los oídos. El ruido perjudica la salud general de forma insidiosa: hipertensión, problemas cardíacos, insomnio, irritabilidad… El ruido también es uno de los principales agentes contaminantes de la mente y del pensamiento.

Lejos de las pantallas y es de las URL, y una vez que ya ha superado el mono, verás cómo se multiplica tu energía recuperada es el buen humor. Esta desintoxicación digital te aportará más tiempo, más eficacia, una conciencia aumentada de las cosas, un “aquí y ahora”, una vida personal más rica y una mejor forma física.

Por último, pon por escrito tus objetivos y todo lo que vas a hacer con el tiempo que has ganado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s