LA MAESTRÍA DEL SER. CUATRO CLAVES PARA LIBERARTE DE LA DOMESTICACIÓN Y EL APEGO (2)

9788479539733Miguel Ruiz Jr. presenta la sabiduría antigua de una forma moderna y nos ayuda a aplicar la verdad contemporánea del “conócete a ti mismo” en nuestra vida cotidiana, ofreciendo un marco basado en su tradición tolteca.

En la primera entrada de La maestría del ser hablábamos sobre la domesticación y los apegos: Si no eres consciente de los mismos, ellos empañarán tu percepción. Por lo tanto, identificarlos te permite disipar la bruma y ver la verdad del momento presente. ¿Qué es lo que le da fuerza y poder a la domesticación y los apegos?  El amor condicional. Al fin y al cabo la domesticación es un sistema de control y el amor condicional su herramienta principal…

1. EL AMOR INCODICIONAL POR UNO MISMO

Cualquier clase de domesticación se reduce a “Si haces esto, te querré” y “Si no haces esto, no te querré”. Todas las formas de apego se originan con “Si ocurre esto, seré feliz y me sentiré amado” y “Si no ocurre esto, sufriré”. El amor condicional basado en el miedo, la vergüenza y la culpa es la herramienta principal para seguir controlando tu conducta.

Cuando te autodomesticas estás intentando controlar tus propias acciones movido por la vergüenza o la culpabilidad, o para obtener algo, en lugar de hacerlo porque te quieres incondicionalmente. El amor incondicional es el antídoto para la domesticación y el apego, y aprovechar su poder es un paso esencial para convertirte en un maestro del ser. El amor incondicional consiste en reconocer la divinidad que hay en cada ser humano que conocemos, sea cual sea el papel que desempeña en la vida o si coincide o no con nuestra forma de pensar; sin proyectar imágenes ni distorsionar la realidad.

En la tradición tolteca se refieren a la voz que oyes en tu mente como el narrador, aquel que te habla a lo largo del día. Cuando te estás domesticando, este narrador está actuando como un parásito, consumiéndote la energía con los diálogos internos negativos. La voz del parásito se sirve de tus creencias, adquiridas con la domesticación y los apegos, para someterte imponiéndote unas condiciones para quererte y aceptarte a ti mismo. La voz del parásito toma el mando y te sientes triste y deprimido. En cambio cuando el narrador es tu aliado, te señala la verdad en cada situación, recordándote que llevas las riendas de tu vida y que eres capaz de cambiar el mundo para mejor. Cuando el narrador te habla como tú aliado, te sientes feliz.

Es importante comprender que ni el parásito ni el aliado hablan como el ser auténtico. El ser auténtico es lo divino, la energía o el espíritu que le da vida tu cuerpo y a tu mente. Tú no eres tus pensamientos. Algunas personas llevan tanto tiempo escuchando el parásito que ya no lo reconocen como una voz del narrador con la que pueden disentir. Han aceptado sus conclusiones como realidades, por lo que les limita su potencial. Para superar esta situación debes ser consciente de cualquier palabra negativa que oigas en tu cabeza.

El parásito se vuelve más fuerte cuando prestas atención y les das crédito a las conversaciones negativas exteriores. Cada vez que lo haces, te estás juzgando basándote en la opinión de otro. La manera más fácil para alguien de controlar tu fuerza de voluntad es cuando tú se lo permites, porque dudas de tu criterio a la hora de decidir. Esto no significa que no debas tener en cuenta los puntos de vista de los demás. Un maestro del ser es experto en detectar la voz del parásito y sabe acallarla, transformándola en la de un aliado. Pero para conseguirlo tienes antes que proponerte quererte incondicionalmente,  incluyendo a tu parásito.

Deja de jugarte.

Mírate al espejo y percibe los juicios que te haces sobre ti durante unos instantes. Dedica un momento a escuchar esos juicios. Tus emociones te harán saber cuáles son los que más te afectan, ya que cuanto más fuerte sea la sensación negativa, más apegado estarás a ellos.

Escribe en una hoja de papel el juicio que despierte en ti la respuesta emocional más fuerte (es muy importante que lo escribas). Rememora luego las numerosas ocasiones en las que usas te esté juicio contra ti.

Investiga ahora el origen de este juicio y escribe las respuestas a las siguientes preguntas:

¿Es un juicio que aprendiste de alguien? ¿recuerdas cuando lo aprendiste y de quién fue?

¿Le has comentado este juicio que te haces sobre ti a alguien?

¿Cómo ha afectado este juicio tus acciones?

¿Has desaprovechado oportunidades o no te has atrevido a probar suerte en algo a causa de él?

Lee las respuestas y hazte luego esta pregunta tan importante: ¿Todavía quieres que esté juicio siga controlando tu vida?

2. EL AMOR INCONDICIONAL POR LOS DEMÁS

El resentimiento causado por la domesticación del pasado es uno de los mayores escollos para ver a los demás con la mirada del amor incondicional. La palabra resentimiento viene del francés y significa literalmente “sentir de nuevo”. Cada vez que juzgas a alguien lo estás castigando por no respetar unos acuerdos que nunca estableció. Es decir, la persona que consideras “el malo de la película” no está la altura del listón que le has puesto. Si contemplas tu vida en retrospectiva, descubrirás que muchos de los conflictos de tu relaciones que creías eran para alcanzar tu libertad personal tenían en realidad que ver con quién doméstica a quién.

Ritual del perdón

Escribe en un papel una lista con las personas que crees que te han maltratado en el pasado y que aún no has perdonado. Piensa brevemente en los incidentes con los que cada persona tiene que ver.

Lee a continuación la siguiente afirmación en voz alta:

“Yo, (tu nombre), estoy preparado para perdonar a todos los que me han hecho sufrir en el pasado. Elijo perdonarlos para que sus acciones del pasado no me sigan afectando en el presente. Espero verlos con la mirada del amor incondicional. También me perdono a mí mismo por todo lo relacionado con estos acontecimientos. En aquella época intenté actuar lo mejor posible”

Estruja ahora la hoja de papel y tírala a la papelera. Visualiza todos los sentimientos negativos que les guardas a esas personas y los incidentes vividos y tíralos a la papelera también.

No olvides que perdonar a los demás es algo que haces por ti y no por ellos. Perdonarles no significa olvidar los incidentes del pasado ni tampoco consentir ninguna acción, sino que ya no dejas que te sigan afectando en el presente.

3. LA TRAMPA DEL “SUEÑO”

El proceso de convertirse en un maestro del ser empieza por entender que estamos soñando tanto a nivel personal como colectivo. En cuanto reconocemos el sueño en el que vivimos, dirigimos nuestra atención a aquello que puede transformarlo en una pesadilla, en concreto la domesticación y los apegos, que como recordarás son fomentados por el amor condicional. La clave para sentir el amor incondicional es perdonarse a uno mismo y perdonar a los demás. Pero la información por si sola no basta para que te conviertas en un maestro, necesitas aplicar las herramientas: aprender a descubrir aquello que te saca de tus casillas y eludir las trampas que te están acechando, y para conseguirlo lo mejor es ser consciente de tus propias emociones.

Tus emociones son herramientas maravillosas. Estar en contacto con ellas te permite experimentar la vida plenamente. Siempre que sientas una goleada de rabia, frustración, culpabilidad, vergüenza o de cualquier otra emoción desagradable, te está invitando a que mires en tu interior para ver qué te ocurre. Cuando el miedo si apodera de ti y desencadena una reacción emocional, tus apegos y domesticación se hacen con el mando y el amor incondicional queda relegado segundo plano. Cuando te conviertes en un maestro del ser eres capaz de ver cuándo empiezas a reaccionar emocionalmente y de preguntarte enseguida: ¿de qué tengo miedo?. Un maestro del Ser ve esto como un oportunidad para aprender y crecer.

¿Puedes seguir en contacto con tu ser auténtico respetando el mismo tiempo al otro? ¿Puedes enfrentarte a las diferentes situaciones y conflictos sin dejarte arrastrar por tus emociones?. Podrás hacerlo más fácilmente si averiguas por qué esa persona tiene la habilidad de sacarte de quicio. Piensa en ello. Normalmente se debe a una de estas te razones: 1. Una anterior domesticación: la persona te trae a la memoria a alguien intentando domesticarte mientras tú te resistías. Tomando conciencia de esto puedes ver la situación actual desde una nueva óptica. 2. El efecto espejo: Todo el mundo es un espejo en el que nos vemos reflejado. Cualquier característica que veas en otra persona que no te guste suele ser alguna que ves en ti en cierto grado. Al principio tal vez te cueste aceptar esta dura verdad, pero también es un herramienta útil para abandonar cualquier reacción negativa interior que puedas sentir en tu relación con esa persona, porque te permite verla como tu propio reflejo. 3. Apego: Cuando te topas con alguien que tiene la extraña capacidad de provocar una reacción en ti, quizá sea por haberte apegado a una creencia que crees tener que defender a capa y espada y te da miedo ponerla en peligro. Hay una gran diferencia entre defender una creencia que protege tu identidad física y defender otra que simplemente apoya una postura con la que tu ego se ha identificado. Recuerda que esa persona te está ofreciendo es un regalo muy especial, y la libertad te espera en cuanto descubras por qué es así.

La resolución de conflictos.

¿Cómo reaccionas cuando los demás no se comportan como a ti te gustaría? ¿Intentas imponerles tu voluntad y les obligas a aceptar tu punto de vista? ¿O eres capaz de observar la situación desde una cierta distancia y respetar el suyo?

Piensa en un conflicto reciente que hayas tenido con otra persona.

En este conflicto, ¿qué creencia has intentado imponerle? (no se trata de evaluar si es cierta o falsa, sino de darte cuenta de tu propia creencia).

¿Sabes de dónde viene la creencia?

¿Deseas seguir conservándola? Aquí no hay respuestas correctas o incorrectas.

¿Cómo quieres actuar la próxima vez que surja un conflicto similar? ¿Hay alguna manera de relacionarte con esa persona siendo al mismo tiempo fiel a ti mismo sin intentar cambiar su creencia u obligarla a compartir tu opinión?

4. MÚLTIPLES MÁSCARAS

¿Te has fijado que proyectas una imagen o una identidad de cómo quieres que los demás te vean en el mundo? Eso forma parte de nuestra existencia, y representar un papel de este modo es al fin y al cabo una herramienta útil para avanzar por el mundo, porque nos permite relacionarnos más fácilmente unos con otros. Pero en el fondo tienes que saber que no eres ninguna de esas máscaras. Por esta razón, un maestro del ser utiliza cualquier máscara sabiendo que solo es una máscara, un identidad temporal que cumplen función, y la deshecha fácilmente cuando ya no es necesaria.

Cuando te domestican, te escondes detrás de una máscara y acabas confundiéndola con quien eres, pero cuando te liberas de la domesticación, una máscara no oculta quién eres y tú tampoco te parapetas detrás de ella. Pero, en cuanto olvidas que es una máscara, dependerás para aceptarte a ti mismo de la aceptación de los demás y de hasta qué punto te aplaudan por lo bien que has representado tu papel.

Por otro lado, saber que los demás proyectan una máscara sobre ti, aunque hayas decidido sacarte todas tus máscaras, te permite transfigurarte de manera deliberada y compasiva para amoldarte a cada situación. Y ser consciente de las máscaras que proyectan sobre ti es tan importante como advertir las que tú proyectas sobre los demás. Cuando proyectas identidades o roles sobre los demás, creas una serie de expectativas sobre su conducta, por lo que el amor condicional volverá a alzarse sigilosamente empañándote la visión y juzgándola después por no haber representado el papel que tú querías.

Identifica tus más caras.

Piensa en todos los roles que representas en la vida y enuméralos en una hoja de papel. El mero acto de escribirlos te ayudará a verlos como roles en lugar de como quien realmente eres.

Repasa luego la lista y responde a las siguientes preguntas: ¿Hay algún rol que desees descartar o cambiar? ¿Qué pasos de harás para hacerlo?

A lo largo del libro has aprendido distintas formas de reconocer y liberarte de tu domesticación y apegos. Has aprendido que hacerlo te ayuda a silenciar el diálogo interno negativo que produce sufrimiento y a reemplazarlo aceptándote y  queriéndote sin condiciones. En los raros momentos en los que pegues un resbalón y vuelvas a caer en la trampa, sabes que un maestro del ser es capaz de recuperar la atención y recobrarse rápidamente. En lugar de empeorar las cosas arremetiendo contra alguien, poniéndote a la defensiva o dejándote llevar por el caos, ahora dispones de las herramientas para volver a ponerte en pie. Por todo ello has aprendido a convertirse en un maestro del ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s