ENCUENTRO CON LA SOMBRA (3)

Para recuperar nuestra sombra tenemos que afrontarla e integrar sus contenidos en una imagen más global y completa de nosotros mismos. El encuentro terapéutico con la sombra suele comenzar en la madurez, cuando nos damos cuenta de los efectos limitadores de la represión, cuando ponemos en cuestión los valores que hasta ese momento habían gobernado nuestra vida, cuando se tambalean las esperanzas que habíamos depositado en nosotros mismos y en los demás, cuando nos sentimos abrumados por la envidia, los celos…, y muchas veces, cuando se desmoronan estrepitosamente nuestras más firmes convicciones.

Lo que denominamos trabajo con la sombra es el proceso voluntario y consciente de asumir lo que hasta ese momento habíamos decidido ignorar o reprimir. ¡Bienvenid@ al último paso para el encuentro con tu sombra! Sigue leyendo

Anuncios

ENCUENTRO CON LA SOMBRA (2)

En los dinteles de piedra del hoy derruido templo de Apolo en Delfos -construido sobre una de las laderas del monte Parnaso- los sacerdotes grabaron dos inscripciones, dos preceptos, que han terminado siendo muy famosos y siguen conservando en la  actualidad todo su sentido. En el primero de ellos, “Conócete a ti mismo”, los sacerdotes del dios de la luz aconsejaban algo que nos incumbe muy directamente: conócelo todo sobre ti mismo, lo cual podría traducirse como conoce especialmente tu lado oscuro. La segunda inscripción cincelada en Delfos, “Nada en exceso”, es, si cabe, todavía más pertinente en el tema que nos ocupa. Cuando sentimos un deseo muy intenso y lo relegamos a la sombra, nos condenamos a la búsqueda de gratificaciones sustitutorias instantáneas o nos entregamos a actividades hedonistas, por lo que, dejos de desaparecer, las transformamos en sentimientos y acciones profundamente negativas. ¿Cómo saber cuándo está actuando nuestra sombra? ¿Podemos detectarla? Existen por lo menos cinco eficaces métodos de observamos a nosotros mismos y aprender algo sobre nuestra sombra. ¿Te quedas?

Sigue leyendo

ENCUENTRO CON LA SOMBRA (1)

Tu sombra contiene todo tipo de capacidades potenciales sin manifestar, cualidades que no has desarrollado ni expresado. Tu sombra constituye una parte del inconsciente que complementa al ego y que representa aquellas características que tu personalidad consciente no desea reconocer y, consecuentemente, repudia, olvida y destierra a las profundidades de su  psiquismo sólo para reencontrarlas nuevamente más tarde en los enfrentamientos desagradables con los demás. Quizás sólo por eso, para que no salga disparada cuando menos te lo esperes, podrías empezar a conocerla, reconocerla y reconciliarte con ella. A la larga, el hecho de asumir la sombra resulta menos dañino que seguir negándola. ¿Te atreves?

Sigue leyendo